Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
front-logo-dia.jpg (3564 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

 

 

From: funcionario@publico.com  

To: aejvpw@yahoo.com

CC: Subject:  Sobre la muerte de Argaña

Srs. de Paraguay Ahora

El asesinato de Argaña, que ustedes no se cansan de comentar, es interesante como caso policial,  mismo que sean dejadas de lado las implicaciones políticas que enturbiaron el asunto.

Hay varios aspectos que cualquier aficionado a novelas policiales no dejaría de preguntar al analizar este intrigante 'asesinato?', y entre los muchos aspectos, dos en especial llaman la atención: el chofer de Argaña, y los enfermeros que levantaron el cuerpo del vicepresidente a la ambulancia.

Por lo menos 10 testigos diferentes y (aparentemente) desconocidos entre si, afirman categóricamente que los asesinos bajaron de un automóvil marca Fiat Tempra cuando atacaron a la camioneta de Argaña, y toda la policía siempre ha centrado sus investigaciones en este automóvil.

Por otro lado, el chofer V. Barrios Rey, sobreviviente, afirmó en diversas oportunidades que nunca vio al automóvil Tempra, pero sí recuerda haber visto una camioneta Toyota Hilux 4x4 color bordó que les seguía desde algunas cuadras, de la cual bajaron los asesinos.

No se puede argumentar que el chofer se engaño o que estaba confundido, pues para esto basta leer por ejemplo lo que dijo al diario 'Ultima Hora' el 19 de Junio de 1999: "Recuerdo que una persona bajó de la camioneta bordó (una Toyota que cruzó a la camioneta del vicepresidente) lado derecho, y la misma venía hacia nuestro vehículo, disparando un arma larga, probablemente escopeta, tipo pajera. Yo recibí un primer impacto que me dejó en estado de shock. No recuerdo bien en ese momento la posición del vehículo Fiat Tempra, color negro", relató.

Y más adelante vuelve a afirmar durante la entrevista: "No recuerdo el auto que se encontraba delante de mi vehículo porque fue todo muy rápido, pero lo que sí recuerdo muy bien es esa camioneta que se encontraba a tres o cuatro vehículos, en la parte delantera, la que nos había pasado anteriormente y de la que descendió uno de los atacantes. No puedo afirmar si delante mío venía un auto Tempra o Santana, porque eso ya no vi (...)", dijo.

"Después de los dos disparos, uno que me impactó a mí y el otro no sé si fue a la rueda delantera o a mi acompañante, y después de levantarme del choque, he visto (a una persona) que se bajó de la camioneta como queriendo rematarme o acabarme para no escapar del lugar. Hizo más o menos tres o cuatro disparos antes de llegar al lugar", indicó.

En el diario 'La Nación' del 31 de Mayo de 1999, se puede leer un artículo con el siguiente título: "Ataque a Argaña fue desde una Toyota 4X4, declaró su chofer", con el texto: "Víctor Raúl Barrios Rey, chofer del entonces vicepresidente de la República, doctor Luis María Argaña, declaró que en la mañana del martes 23 de marzo una persona bajó de una camioneta marca Toyota 4x4, color bordó, y empezó a disparar hacía la camioneta del doctor Argaña. El sujeto en cuestión tenía una estatura aproximada de 1,70 con camisa mangas largas camufladas y se quedó en el vehículo tres personas más, agregó el chofer."

Para complementar el caso, el diario ABC consiguió localizar y entrevistar al chofer en Marzo de 2000, al cumplirse un año del atentado, y en esta entrevista, publicada el día 20 de Marzo de 2000, el mismo chofer cuenta haber visto de nuevo a la camioneta Toyota 4x4 estacionada algunas cuadras luego de haberse consumado el atentado, como si todos ellos fuesen viejos conocidos.

Esta es una contradicción tan grande con los relatos de los otros testigos, que parece están hablando de dos asesinatos diferentes. Aparte, hay que recordar que el chofer nunca participó de las dos reconstrucciones del crimen con Vera Esteche.

La primera vez no se presento al lugar, y la segunda, realizada algunos meses después, se retiro antes de comenzar por sentirse físicamente mal. Obviamente que en las dos oportunidades los jueces, peritos, detectives, técnicos balísticos y profesionales policiales con gran experiencia se dieron por satisfechos con la reconstrucción, afirmando que las mismas aclararon todos los puntos del atentado.

Cómo se puede encajar esta paradoja dentro de una historia bien hilada?. A primera vista, esto parece más una burla que un trabajo pericial  competente, así que tenemos derecho a hacer suposiciones al respecto. Suponiendo que el cuerpo de Argaña estaba ya sin vida en el asiento de atrás, no es imposible pensar en dos equipos de asesinos, el primer equipo, formado por la camioneta Toyota 4x4, era de asesinos 'de mentira', y seria de aqui el ataque previamente combinado que el chofer y el guardaespaldas esperaban.

El segundo equipo, contratado sin que el chofer sepa (para matar de verdad), era el del auto Fiat Tempra, y estos actuaron de sorpresa antes que el  otro equipo para no dejar testigos, pero acabaron fallando, así como les falló la granada que debía borrar los rastros.

Dejando esta hipótesis de lado, la otra suposición es que el chofer ha inventado todo y que el único equipo conocido (el Fiat Tempra) actuó ytraicionó a ambos para no dejar testigos, ya que no estaría combinado matarlos. Pero entonces, por que el chofer inventaría la historia de la camioneta sin necesidad?. Y nadie más menciona esta camioneta en sus  relatos sino el chofer.

Sobre los enfermeros, es interesante notar que nunca ningún órgano de prensa se preocupó en buscar y entrevistar a los enfermeros que levantaron el cuerpo de Argaña. Es de suponer que un paramédico bien entrenado no podría dejar de notar la falta de sangre en un cuerpo recientemente baleado, así como también la falta de sangre en el asiento de la camioneta donde estaba tendido el cuerpo.

Sin embargo, nadie se ha preocupado en hablar con estas personas, en saber si eran realmente funcionaros de alguna clínica especializada, o apenas funcionarios contratados rápidamente para levantar el cuerpo sin hacer preguntas y que luego desaparecieron del mapa.

No serian esos detalles los que estaban siendo rápidamente acertados en las conversaciones frenéticas por los celulares?. Hay que notar que visto que la granada no explotó como se esperaba para borrar los rastros, los organizadores de la farsa tuvieron que modificar los planes  rápidamente, evitando que cualquier persona se aproximase del cuerpo y descubriese la verdad, así como también organizar el traslado del cuerpo y buscar un lugar seguro para la autopsia.

Algunos comentarios de la dirigente Ña Deló a este respecto deben ser llevados en consideración. Ella afirma que el entonces diputado Walter Bower hacia esfuerzos frenéticos para que nadie se aproximase del cuerpo (teóricamente mal herido) del vicepresidente antes de la llegada de los 'paramédicos'.

Son las contradicciones e interrogantes que hacen de este un caso único en la historia del Paraguay, y más interesante aún es saber que los americanos, a través de la embajadora Maura Harty, se hayan arriesgado a participar de una ópera con calidad tan mediocre. Sin duda que esta historia va a darmuchos frutos aún en el futuro, y va a tener a mucha gente en vilo por elresto de sus vidas, inclusive en los Estados Unidos.

 

Firma: funcionario público con familia para sustentar