Make your own free website on Tripod.com

 

MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
front-logo-dia.jpg (3564 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

 

 

Laíno, el último wasmosista

J. Grance Vázquez

En las democracias el pueblo habla con el voto.

Guste o no guste un resultado, lo que el pueblo dice con su voto es, en la democracia, sagrado, debe ser respetado, aunque con el límite de la Constitución y la ley; ninguna mayoría puede privar a ninguna minoría, o a ningún individuo, del goce de sus derechos constitucionales.

Una parte importante del electorado paraguayo habló el 7 de setiembre y habló alto y claro: más del setenta por ciento de los colorados dijo basta al desastroso gobierno de Juán Carlos Wasmosy.

Consecuentemente la fuerza que apoya al presidente de la República en el Partido Colorado se hundió ignominiosamente en la derrota, una derrota que, si se hubiera producido en Inglaterra, hubiera ocasionado la dimisión del gobierno.

Ya se están lucubrando una serie de análisis para desnaturalizar el significado del voto colorado, para convertirlo en algo que no es.

Ya están hablando los mesiánicos de que el pueblo paraguayo es bobo, inculto, y que por eso votó por quienes votó.

Sin embargo, los colorados votaron exactamente como hubieran votado los ingleses o los norteamericanos en circunstancias similares: castigando al mal gobierno, premiando a sus mayores críticos.

De eso se trata el juego de la democracia y aquí no es diferente que en el Reino Unido o en América del Norte.

Nadie votó estupidamente, sino que se votó con el bolsillo, con el estómago, con la visión de un país que está mal manejado y necesita un cambio.

Independientemente de quién resulte a la larga el ganador, hay un claro perdedor y hay una clara opinión política del pueblo.

El voto ha sido maduro, ha rechazado el fracaso y busca un camino para salir del atolladero, como sucede en los países más avanzados.

Cabe ahora preguntarse, pues, qué pasará con la fuerza que apoyó al gobierno Wasmosy en el Partido Liberal Radical Auténtico, el lainismo.

Los electores radicale auténticos también sufren las consecuencias de la gestión gubernamental, también tienen menos dinero, menos salud, menos educación, peores servicios y, por tanto, no debe sorprender a nadie que una reacción antigubernamental igual a la que se produjo en el Partido Colorado se produzca entre los radicales auténticos.

Pues, en las democracias, es común, ordinario y, en realidad, útil y necesario, que el voto se use para castigar a quienes dan sustento a gobiernos fracasados.

El voto sirve para eso, al final de cuentas, para designar administradores del dinero del pueblo y si esos administradores han sido el apoyo de una gestión que ha empobrecido a los electores, es conveniente, es absolutamente necesario usar el voto para castigarlos claramente.

Hay varios elementos que permiten suponer que el vendaval antigubernamental que sacudió al Partido Colorado sacurdirá también al Partido Liberal Radical Auténtico, barriendo al lainismo que apoyo al gobierno de Wasmosy y es tan responsable de sus políticas fallidas como él.

El lainismo ató su destino al del presidente y ahora es justo que también pague la cuenta.

Laíno es el último wasmosista. Por qué no darle también a él su merecido.