Make your own free website on Tripod.com

 

MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
front-logo-dia.jpg (3564 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

 

 

Crítica a exceso de elecciones

J. Grance Vázquez

El presidente de la República Juán Carlos Wasmosy, en su discurso sobre su gestión gubernativa dijo que el exceso de elecciones entorpece la capacidad del país para progresar.

En apoyo de la posición del presidente Wasmosy, el diario La Nación publicó en la página 11 de su edición del jueves 3 de julio, una nota sobre el señor Santiago Murray, asesor de la OEA para cuestiones electorales.

Aunque Murray repitió en dos ocasiones, en la mencionada nota, que las elecciones frecuentes son, en general, saludables y que lo realmente preocupante es el dinero mal habido que hay en apoyo de ciertos candidatos, se prefirió mostrar un respaldo suyo a la posición del presidente Wasmosy, pues el asesor de la OEA habría dicho que la sucesión permanente de elecciones que soporta la ciudadanía puede desembocar en un cansancio cívico, con lo que se corre el riesgo de cada vez se tenga menor participación electoral.

Se usa así en auxilio de la posición del presidente Wasmosy una variante del argumento de autoridad.

El argumento de autoridad consiste en otorgar valor a una posición intelectual determinada en virtud del valor de quien la expone más que en virtud de la validez intrínseca del razonamiento.

El argumento de autoridad es un recurso clásico del escolasticismo y su valor científico es nulo. De hecho, el método científico no admite el argumento de autoridad.

Un ejemplo de argumento de autoridad es el de la discusión ocasionada por Cristóbal Colón ante una comisión de "expertos" del Santo Oficio de la Inquisición.

Colón sostuvo que la Tierra era redonda, como sabía toda persona cuerda desde que Eratóstenes midió la circunferencia del planeta varios siglos antes de Cristo.

Pero la comisión de "expertos" del Santo Oficio retrucó con un argumento de autoridad: "San Agustín, doctor y padre de la Iglesia, sostiene que la Tierra es plana".


Para la comisión de "expertos" no interesaba cómo había llegado San Agustín a tan notable conclusión, ni si esa conclusión tenía algo que ver con la realidad, sino que importaba más que quien la sostenía era "doctor y padre" de la Iglesia y, por tanto, autoridad indiscutible.

Por supuesto, Colón no tenía nada que decir a su propio favor. Si San Agustín dice que la Tierra es plana, debe ser plana.

Lo mismo le sucedió a Galileo: si los "expertos" decían, en base a un argumento de autoridad, que el Sol se mueve alrededor de la Tierra, entonces se mueve, y la Tierra está quieta. La verdad interesa muy poco, o nada.

Galileo pagó con la prisión perpétua su atrevimiento de cuestionar un argumento de autoridad.

El argumento de autoridad presentado en favor de la posición del presidente Wasmosy no tiene esa fuerza tan disuasoria que es la cárcel, pero tiene, en cambio, apariencia de información, lo que no es poco.