Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
front-logo-dia.jpg (3564 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

 

 

VOLVER A PRIMERA PLANA

 

ALGUNAS PREGUNTAS BÁSICAS

Alberto Vargas Peña (miembro de la Fundación Libertad)

La receta para salir del atolladero en que se encuentra el país es sencilla: Hay que reformar la Constitución de inmediato, para re institucionalizar la República. Eso implica la modificación del sistema electoral, la reforma a fondo del Poder Judicial, la reforma del Poder Legislativo, la reforma del Ejecutivo y la adopción de mecanismos de solución de conflictos dentro de un sistema real de frenos y contra pesos. También implica la reforma de todo lo relativo a la economía, para liberarla y hacerla competitiva.

Ocurre que dentro de lo establecido por la Constitución, nada de eso puede hacerse hasta junio del 2.000, o sea hasta dentro de dos años. Un plazo demasiado largo. Es imposible, dentro de la institucionalidad actual, plantear las reformas en el Congreso.

¿Quién de los diputados o senadores que llegaron a las bancas exclusivamente porque existe el sistema de representación proporcional se prestaría para votar su abolición?

¿Quién en la Corte Suprema abonaría la desaparición del Consejo de la Magistratura o el Jurado permanente de Enjuiciamiento, que son los organismos que les permiten hacer todo lo que hacen, o dejar de hacer todo lo que están obligados a hacer?

¿Quién en el Poder Ejecutivo aceptaría limitar sus poderes y su mandato?

El Paraguay necesita desesperadamente de las reformas constitucionales, que son la garantía que se necesita para hacer las reformas económicas indispensables para que la sociedad pueda progresar, y no puede hacerlas; ni siquiera comenzar a pensar en hacerlas. Se trata, como se puede notar fácilmente, de una trampa mortal.

El Paraguay se ahoga porque no es competitivo en nada. Su economía no puede crecer porque está aherrojada dentro de una institucionalidad antidesarrollista. No se puede combatir la pobreza sin hacer crecer la economía. ¿Y entonces? La lógica dice que algo está muy mal, y que algo hay que hacer.

La gente se queja porque no se resuelve el problema campesino, pero el problema campesino no ser resolverá sin resolver primero el problema económico en su conjunto. Las empresas se quejan porque no pueden competir con lo que denominan "contrabando".

Y no podrán hacerlo mientras produzcan mal y caro, y seguirán produciendo mal y caro mientras no se liberen todos los factores de la producción, entre ellos el trabajo, y mientras no haya garantías para la inversión.

Seguirán produciendo caro, mientras el sistema impositivo no sea reformado. Y no habrá garantías para nada mientras el Poder Judicial siga como está. Y mientras la producción no sea competitiva, la economía no crecerá. ¿Y entonces?

El gobierno ilegítimo y usurpador cree que puede, dentro de esta institucionalidad, hacer crecer la economía un 6% anual. Miente o sueña despierto. No puede. Promete resolver el problema del campo, y miente, porque no puede. En realidad, con esta institucionalidad actual nadie, absolutamente nadie, ni siquiera la Lámpara Maravillosa podrá hacerlo. Hay que cambiar la institucionalidad . Y ¿cómo?

Alguna vez comparé la situación con el nudo gordiano, que nadie podía desatar. El nudo paraguayo no se puede desatar con los dedos ni dentro de unas reglas de juego diseñadas para perder y seguir perdiendo.