Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

VOLVER A PRIMERA PLANA

Otra vez el embajador norteamericano

Alberto Vargas Peña (F. Libertad) 

30 de agosto de 2001

El embajador del gobierno de los Estados Unidos de América, Sr. David Greenlee, ha vuelto a intervenir en los asuntos internos paraguayos. No es nada extraño, puesto que su antecesora fue la artífice del golpe de estado de marzo de 1.999, y él mismo ha venido interviniendo sistemáticamente para asegurar la continuidad de la usurpación. La gente ya no se pregunta el por qué.

            Ocurre que la telefónica básica paraguaya es deseada por empresas estadounidenses, pero la quieren con monopolio y todo. Hace unos meses fue presentado al Congreso un proyecto de desmonopolización general, al solo efecto de hacerles ver a los estadounidenses que otro gobierno podría arruinar el negocio. Ahora el Ministerio de la Reforma ha cumplido con su promesa de sacar las licitaciones de ANTELCO - con monopolio incluido - y en agradecimiento el embajador cumple su parte del pacto. González Macchi es confiable y se espera que "cumpla con su mandato hasta el 2.003"

            ¿Que mandato? González Macchi es técnicamente un usurpador, porque de presidente interino pasó a permanente por obra y gracia de un fallo de la Corte Suprema que nunca pudo darse. La Corte paraguaya no tiene, ni remotamente, la facultad de otorgar mandatos. Ni siquiera puede resolver inconstitucionalidades "erga omnes". Pero fué una buena tapadera para quienes desean presentar una ficción democrática para que el usurpador cumpla estrictamente las órdenes de afuera.

            La embajada de los Estados Unidos en el Paraguay no es más que una oficina de grandes negocios. Maura Harty defendía los intereses de la British American Tobacco, y se oponía a todo aumento de impuestos para sus protegidas; ahora Greenlee apoya el gobierno porque ANTELCO será "privatizada" con monopolio.

            La usurpación se mantiene porque el chantaje es general. Los argentinos no quieren que el Paraguay tapone el canal ilegal del Pilcomayo; los brasileros quieren toda la energía de Itaipú casi gratuitamente y los estadounidenses quieren los grandes negocios de las privatizaciones con monopolio incluido. Para que todo esto ocurra con el beneplácito del gobierno paraguayo, es menester mantener al usurpador, no solamente hasta el 2.003 sino hasta quien sabe cuando.

            La misma "jerarquía" de la Iglesia católica tiene un interés en mantener al usurpador: Las finanzas muy deterioradas por la separación de la Iglesia y el Estado. Quieren que retorne el subsidio, y para eso, apuntalan al usurpador.

            Al pueblo estadounidense le importa muy poco lo que ocurre en estas repúblicas bananeras. Y cuando un estadounidense de pronto es escupido en alguna calle, se muestran sorprendidos. Si analizaran el estado de ánimo de los paraguayos , que hoy están por comer pasto gracias a sus embajadores, sabrían el por qué.

 

    

VOLVER A PRIMERA PLANA