Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

VOLVER A PRIMERA PLANA

La presidencia del Congreso

Alberto Vargas Peña (F. Libertad) 

30 de junio de 2001

La presidencia del Congreso recayó en Juan Roque Galeano. Se trata de una reelección pero no cantada. El oficialismo de la ANR, que ahora ya no es lo mismo que el oficialista gubernista, presentó un candidato diferente: Juan Carlos Galaverna, el principal operador político de Juan Carlos Wasmosy y de Nicanor Duarte Frutos.

            El proyecto Galaverna incluía la campaña de Nicanor Duarte Frutos, también hombre de la logia wasmosista, para las elecciones del 2.003.

            El oficialismo gubernista negoció con el lainismo y el oviedismo la reelección de Juan Roque Galeano, una especie de seguro para la permanencia de Luis González Macchi usurpando la presidencia de la República. Entre las cosas que fueron negociadas se cuentan el retorno de los cuatro senadores oviedistas al Senado, la jura del senador Alejandro Velazquez Ugarte, y la paralización del pedido de extradición del Gral. Lino Cesar Oviedo. Los liberales y oviedistas se habrían comprometido a rechazar el juicio político a Luis González Macchi.

            Ocurre que el retorno de los senadores oviedistas y la jura del senador oviedista Velazquez Ugarte cambia totalmente la configuración de las mayorías en el Senado. Probablemente oviedistas y lainistas cumplan su compromiso de votar contra el juicio político, lo cual no garantiza que por debajo de la mesa no se le exija renunciar. De cualquier modo González Macchi, cada vez más aislado, está ahora en manos de los oviedistas y lainistas.

            La derrota sentó mal a Galaverna que anunció "vientos de escisión" en el Senado. De pronto, el oficialismo colorado, luego de ganar las elecciones internas republicanas, a costa del candidato de González Macchi Bader Rachid Lichi, se encontró perdedor en la baza principal: el control del Congreso.  Se dice que la aristocracia republicana, una vieja oligarquía que maneja la ANR prácticamente desde su fundación hace un poco más de un siglo, rechaza la posibilidad que un outsider como Nicanor Duarte Frutos llegue a la presidencia del país. Ya les bastó con Wasmosy y no quieren repetir la experiencia. Por eso ayudó a González Macchi a contramaniobrar y a mantener el control del Senado.

            Se trata de una jugada peligrosa que está siendo minimizada por los cambios en el PLRA. Los partidarios de Julio Cesar Franco han apurado, contra toda lógica, el estudio del juicio político en la Cámara de Diputados, donde saben que todavía no cuentan con los votos suficientes. Se dice que hubo negociaciones de última hora entre Franco y González Macchi para evitar el juicio político. Franco no demuestra tener la menor intención de acceder a la presidencia de la República.

            Por otra parte la Argentina ha concedido estatus de refugiado político a Max Narvaez, ex apoderado del Gral. Oviedo. Con eso ha establecido con certeza que en el Paraguay hay persecución política, y por tanto no hay democracia. En el MERCOSUR, son rechazadas las propuestas paraguayas. Y Amnesty Internacional declara que ya no tiene varas para medir la corrupción paraguaya.

            A mucha gente le parece evidente que la debilidad de González Macchi lo ha conducido a negociar su rendición ante el oviedismo. 

    

VOLVER A PRIMERA PLANA