Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
front-logo-dia.jpg (3564 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

 

 

VOLVER A PRIMERA PLANA

 

LA VOLUNTAD DE CAMBIAR

Alberto Vargas Peña (miembro de la Fundación Libertad)

Soy un convencido – y lo lamento profundamente – que los políticos paraguayos, protagonistas o no, carecen en absoluto de la voluntad de cambiar. No hablo solamente de los que solamente ven en el fisco la gran caja para hacerse personalmente millonarios, sino aquellos que, sinceramente, creen que haciendo más de lo mismo, por ser ellos y milagrosamente, harán las cosas bien.

¿Qué significa cambiar en el Paraguay? Dejar lo que se está haciendo y hacer algo diferente. ¿Y que se está haciendo? Vivir bajo las normas dirigistas de un gobierno unitario, centralizado, organizado por cúpulas partidarias, que considera que la economía puede manejarse desde arriba mediante normas voluntaristas.

He estado hablando con políticos que están dispuestos a resistir al gobierno usurpador y rebelarse, pero que, en el fondo, solamente piensan en ir al gobierno, no en que van a hacer con el. Es probable que triunfen en su intento de desalojar a los usurpadores pero es extremadamente improbable que eso sirva para nada, salvo para recuperar la legitimidad. Recuperar la legitimidad es esencial, pero mientras ello ocurre, hay que cambiar para poder optar al desarrollo, y eso no quieren hacerlo.

No están convencidos que la forma de elegir es vital para que funcione el sistema democrático, ni están convencidos que hay que bajar los impuestos para recaudar bien y dejar el dinero en el bolsillo de la gente para crear el ahorro interno, ni están convencidos que la libertad es el componente esencial del desarrollo.

Entonces no están convencidos que hay que cambiar. Y si los que resisten a los usurpadores no están decididos a hacer otra cosa que continuar con el régimen que desde 1940 ha agobiado y destrozado el país, entonces no hay esperanzas. Una voz clamando en el desierto, no es más que un grito mudo de desesperación.

La situación entonces es patética. Los que están arriba siguen el curso desastroso que viene de lejos, y los que están abajo y se aprestan a subir, están absolutamente dispuestos a mantener la senda equivocada por la que transita el país. Y se habla, se discute, se conspira, pero solamente para hacer un cambio de personas dejando incólume al sistema.

¿Qué nos pasa? ¿Carecemos de la inteligencia suficiente como para saber qué hacer? ¿Carecemos del coraje de hacerlo? No puedo decir qué nos pasa; solamente puedo decir qué pasa, y lo que pasa es, por lo menos para mí, horroroso.

Mientras no haya cambios el Paraguay no tiene ninguna esperanza de salir del pantano en que se debate. Es como una persona que no sabe nadar y se precipita al agua, y en lugar de abrazarse a un salvavidas se ata a un ancla. Su destino es el fondo.

Veo con dolor que es muy probable que las cosas cambien a corto plazo porque el gobierno usurpador ya no puede sostenerse. Y los que vendrán, ¿tienen en realidad proyectos de cambios? No, no los tienen. Porque si los tuvieran, ya estarían hablando de ellos.

Lamento como paraguayo que mi país tenga como destino seguir hundiéndose sin solución de continuidad, porque su supuesta élite no tiene capacidad ni inteligencia ni coraje ni honestidad para cambiar en el sentido que se requiere.