Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

VOLVER A PRIMERA PLANA

El futuro inmediato paraguayo

Alberto Vargas Peña (F. Libertad)

27 de diciembre de 2001

La liberación en el Brasil del Gral. Lino César Oviedo plantea un inestable nuevo escenario político en el Paraguay. La creencia general entre los analistas políticos es la siguiente: Si Oviedo vuelve y puede ser candidato, triunfará por gran mayoría en las elecciones del 2003; si Oviedo vuelve y es encadenado, enjaulado o descalificado entonces cualquier candidato que él señale, ganará las elecciones; si Oviedo no vuelve, su movimiento se despedazará.

El gobierno está plenamente consciente de esto, por eso reacciona como si la presentación de un candidato fuera una “conspiración”. La sola mención de Oviedo pone al gobierno y sus aliados, y hasta al mismo Juan Carlos Wasmosy, en estado de delirio.

La pelota está en el campo de Oviedo, pero no lo estará por mucho tiempo, agrego yo. Creo que Oviedo tiene entre cuarenta y cinco y sesenta días, a partir de hoy, para hacer su jugada, cualquiera sea ella. Pasando ese lapso, los tiempos electorales impedirán que se presente como candidato o que nombre uno ganador, estando ya en el Paraguay. En resumen yo creo que si Oviedo va a venir, debe hacerlo entre mañana y el 28 de febrero del 2.002.

El gobierno se encuentra sin agenda propia. Sabe que depende enteramente de lo que haga Oviedo, y por eso busca impedir que haga alguna cosa. Tiene a su favor la posición del gobierno estadounidense que, según Mark Davidson, vocero de la embajada de los Estados Unidos en el Paraguay, considera que Oviedo “no tiene credenciales democráticas”. En la búsqueda de impedir a Oviedo actuar de alguna manera, el gobierno ha comenzado a dar palos de ciego.

El movimiento UNACE liderado por Oviedo está haciendo tanteos que no resultan muy claros a los analistas y observadores. Aparentemente las líneas internas juegan a que Oviedo venga pero que no sea candidato, porque especula con que sus propios dirigentes próximos puedan ser los candidatos designados, como lo fue el Ing. Raúl Cubas. Hay por lo menos tres dirigentes de UNACE que buscan la candidatura designada.

Entretanto en el PLRA, que figura como opositor en los papeles, no existe una política definida ni para llevar adelante alianzas ni para enfrentar en solitario las próximas elecciones presidenciales. Con una demostración clara de la poca percepción política que tiene ese partido, se piensa que una candidatura de Julio César Franco, actual Vicepresidente de la República, podría ser viable.

La cuestión es que en los próximos días el destino paraguayo se encontrará en manos de Lino Oviedo pero solo en los próximos días. Después de fenecido febrero l fiel de la balanza se inclinará hacia otro lado.

 

    

VOLVER A PRIMERA PLANA