Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
front-logo-dia.jpg (3564 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

VOLVER A PRIMERA PLANA

Torturas y persecución

Alberto Vargas Peña (Fundación Libertad)

27 de julio de 2000

             

Está plenamente confirmado, como lo consigna ABC Color hoy en su título de primera plana, que el ministro del Interior Walter Bower asistió a una sesión de torturas efectuada en la Armada y de la que fue victima el Comisario Principal Alfredo Cáceres, sublevado el 18 de mayo contra el régimen usurpador e ilegítimo del senador González Macchi. La tortura está fuera de la ley y condenada por todos los países del mundo, siendo los Estados Unidos de América uno de los países que con mayor énfasis  lo hace en público.

Lamentablemente el gobierno de los Estados Unidos de América respalda plenamente en el Paraguay a un régimen que tortura como política de estado y dice, para mayor agravio, que “defiende la democracia”.

El Comisario Principal Alfredo Cáceres no es el único torturado. Hay una larga lista de personas, entre las que se encuentran tres senadores de la Nación, que han sido vejados, humillados y sometidos a tratos degradantes, que constituyen tortura según la definición de las Naciones Unidas. Todo esto bajo el amparo de la bandera de las barras y las estrellas y el apoyo irrestricto del Brasil.

La Argentina, como dije ayer, parece estar cambiando. No le conviene  que desaparezca el Paraguay convertido en colonia brasileña, porque la próxima victima de la voracidad del Imperio sudamericano será ella.

Pero lo hace tímidamente, indirectamente, no como procede con Perú, adonde envió a un peso muy pesado de la política argentina, el Dr. Raúl Alfonsín, para oponerse a la asunción de Alberto Fujimori. Al Paraguay llegó una carta, muy explícita es cierto, de Raúl Alconada Sempé, pero es apenas una carta.

En el Paraguay tenemos nuevo embajador de los Estados Unidos de América, que lo primero que hizo fue respaldar lo actuado por Maura Harty, a la que la totalidad del pueblo paraguayo sindica como la responsable directa de la caída del gobierno constitucional. Una manera bastante eficiente de enemistarse con un pueblo que cuando adquiere un sentimiento lo cambia muy, pero muy difícilmente. Si hoy se hiciera una encuesta sobre el sentimiento paraguayo hacia los Estados Unidos de América, se vería que en este país los estadounidenses ya no cuentan con amigos.

Durante la dictadura de Stroessner los estadounidenses organizaron la tortura sistemática en el Paraguay, y se deshicieron del viejo dictador cuando ya no les sirvió más.  Ahora, otra vez, están apoyando un  régimen que veja, humilla y tortura a los ciudadanos. Y no solamente eso, sino que incitan al Brasil, que es su abanderado en esta parte del mundo, a darle su apoyo también.

Los paraguayos tenemos mala suerte. Olvidados del mundo, debemos soportar todo y ser victimas de todos. Otros países deciden quienes han de gobernar y como, y casualmente ese como es mediante el uso de la fuerza bruta, como ahora. Y ay del que proteste. Solamente le esperan las vejaciones, las humillaciones , los malos tratos y las torturas. Como a Hermes Rafael Saguier, por ejemplo, que se encuentra encarcelado sin saber por qué, y procesado por una justicia que no respeta siquiera mínimamente del debido proceso.

Las torturas han retornado con todo al Paraguay. Gracias, muchas  gracias Tío Sam. 

VOLVER A PRIMERA PLANA