Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

VOLVER A PRIMERA PLANA

Las dificultades argentinas

Alberto Vargas Peña (F. Libertad

27 de abril de 2001

El día que asumió Domingo Cavallo en Buenos Aires, predije que no tendría éxito en su esfuerzo por resolver los problemas argentinos si no tomaba la única medida conducente: Reducir drásticamente el gasto público.

         Es el gasto público el enemigo público número uno para la economía. Como la "macroeconomía" es una entelequia, una ficción creada para hacer creer que existe una persona llamada Estado, independiente a la gente, el gasto público , que debiera ser limitado a cumplir los deberes esenciales del gobierno democrático, ha crecido en forma desmesurada, ahogándolo todo y arrasándolo todo.

Como al mismo tiempo la democracia desapareció absorbida por la partidocracia gracias a la llamada "representación proporcional" el verdadero interés del gobierno es crecer sin solución de continuidad y para ello, hacer

crecer el gasto y el impuesto.

La representación ya no es del pueblo, sino de grupos oligárquicos, y por supuesto, los intereses que defiende este tipo de representación son los de su grupo.

         El drama argentino no es un drama económico sino político. La partidocracia argentina ha hecho crecer el gobierno y sus gastos de una forma tan desmesurada que prácticamente no tiene retorno sin una convulsión muy fuerte. El esfuerzo de Cavallo es económico, y por consiguiente naufragará en el marasmo político.

          Argentina, como el Paraguay y la mayoría de los países de América Latina no puede salir del problema porque es una partidocracia y las partidocracias no ceden en sus ambiciones. Reducir el gasto es una tarea de titanes, que no será posible mientras gobiernen los partidos y en función de partidos. Se podrá dolarizar- quizá- pero no se podrá reducir el gasto. Y entonces todo lo que se haga será vano.

         La solución para los problemas económicos de toda América Latina consiste en abolir la partidocracia y establecer un chaleco de fuerza imposible de romper a los gobiernos, que deberán ser débiles, limitados y transitorios. Pero esa solución está muy lejos de ser posible a corto plazo.

          Cavallo es un paladín que lucha con una lanza de moharra roma y montado en un caballo tuberculoso. El gasto público es un gigante que crece, que está armado con misiles y capaz de aniquilar lo que se le

ponga enfrente. Es un combate demasiado desigual.

 

    

VOLVER A PRIMERA PLANA