Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
front-logo-dia.jpg (3564 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

 

 

EL GOLPE DE WASMOSY

Alberto Vargas Peña (miembro de la Fundación Libertad)

Todos los que tienen información, aparentemente de primera agua, en el Paraguay, anuncian para el domingo 28 de noviembre, la culminación del golpe de estado de Juan Carlos Wasmosy. Juraría como nuevo presidente de la República, esta vez interino, el actual presidente de la Corte Suprema de Justicia, Wildo Rienzi Galeano, que debe su cargo al presidente del Senado Juan Carlos Galaverna.

Toda la agitación militar de estos días sería apenas una cortina de humo para encubrir el verdadero golpe. Wasmosy está jugando con fuego y caminando sobre una delgada línea – el filo de la navaja – pero hasta ahora le ha salido todo bien. Tiene al Ejército sobre ascuas, desinforma como quiere utilizando sus medios propios y periodistas comprados infiltrados en todos los demás diarios y radios y maneja incluso las patotas del jesuita Oliva.

Me han contado que hoy habrá una manifestación violenta frente al Congreso, convocada por la operadora radial número uno de Wasmosy, Herminia Feliciángeli, es presidenta del Partido de los Trabajadores, doctrinariamente trotskista. La Feliciangeli pide la quema pública de los diputados oviedistas y ha convocado para hoy a las llamadas "Memoria Viva", una fuerza de choque organizada sobre la base de los antiguos espartaquistas.

El jesuita Oliva es quien comanda esa fuerza de choque, responsable directa de las muertes absurdas en las inmediaciones del Congreso. Del desorden resultante, Wasmosy – así lo cree él – sacará partido.

Entretanto en la Caballería la oficialidad se mueve muy inquieta por lo sucedido con el Cnel. Gustavo Piñeiro Saguier, un oficial profesionalmente irreprochable a quienes los medios de Wasmosy atribuyeron hace menos de veinticuatro horas una supuesta indisciplina, que terminó con él en el calabozo de los arrestados y al traste con su ascenso a general.

La Caballería, cuyo espíritu de cuerpo se ha mantenido siempre, está tascando el freno. El piafar de los caballos de la guerra se escucha nítido en Asunción. Así y todo, arriesgando ya la jugada final, Wasmosy sigue impertérrito en la senda del golpe. Para él es cuestión de vida o muerte. O triunfa o va a la cárcel por ladrón.