Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
front-logo-dia.jpg (3564 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

 

 

VOLVER A PRIMERA PLANA

 

ECONOMÍA, POLÍTICA Y ENTORNO

Alberto Vargas Peña (miembro de la Fundación Libertad)

Publicado como editorial del diario La Nación.

El éxito económico en un país – no de un país – depende de las condiciones institucionales, es decir, de las condiciones políticas, y de cómo se encara la situación global y del entorno. Cuanto más libre sea una nación, mejor funcionará la economía de sus habitantes, y cuanto más inteligente sea su gobierno, mejor posición se encontrará en un mundo cada vez más competitivo.

Aplicar instituciones y recetas dirigistas hoy es un suicidio; mejor dicho, una condena a la pobreza realizada por el gobierno contra la población.

El problema del Paraguay en su conjunto es que sus protagonistas políticos pertenecen a un mundo que ha dejado de existir y mantienen una base de pensamiento adicta a la filosofía del dirigismo, cuyo fracaso comenzó a vislumbrarse ya en 1945 y que terminó por derrumbarse al final de la década de los ochenta.

Estos protagonistas políticos son los que vienen diseñando las instituciones que hacen marchar al Paraguay a contramano del mundo.

Las instituciones paraguayas adolecen del mismo defecto. La Constitución de 1992 es un engendro zurcido, una especie de monstruo de

Frankenstein, que engloba filosofías diferentes y contradictorias. Pero no es ese solamente el problema de las instituciones. Las leyes que responden a la

filosofía de la Carta fascista de 1940 son todavía las que determinan la marcha del país.

Existen más de veinte mil disposiciones legales dictadas bajo el amparo de la Carta fascista que todavía están en vigencia. Además, el espíritu de la Carta de 1940 es el que prevalece en cada acto realizado por los protagonistas políticos actuales. Esto, en el año 2.000, entrando ya al siglo XXI, es un desastre.

En el Paraguay no puede haber progreso ni democracia porque las instituciones lo impiden. Y mientras no cambien estas instituciones, de abajo para arriba, de manera drástica y completa, el Paraguay no podrá salir del marasmo infernal en que se encuentra.

Dos cosas requiere el Paraguay: Gobierno limitado y economía libre.

Pero son las dos cosas más difíciles de establecer en un país dominado por el autoritarismo, el dirigismo y la ignorancia. Si bien la vía de la educación es la más adecuada para reconvertir al Paraguay, es la más larga, y pasarán por lo menos dos generaciones antes que por ese camino se pueda transitar plenamente. Queda la solución del cambio repentino y la institucionalización adecuada por la vía del shock.

Las recetas apropiadas son conocidas. Hay que limitar al gobierno, devolver al pueblo su derecho de elegir sin intermediarios, liberar la economía alejando al gobierno de toda acción en ese campo y abrirse al mundo de la competencia abierta. Para hacer esto se requiere una reforma a fondo de la Constitución como primer paso, esencial e ineludible.

La pregunta es si esa reforma se podría dar en una Convención Nacional Constituyente. La respuesta es no. Entonces ¿cómo?

Con un proyecto orgánico, filosóficamente homogéneo, puesto a disposición del pueblo y aprobado por la vía del plebiscito.