Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
front-logo-dia.jpg (3564 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

 

 

ALZAMIENTO CONTRA LAS PRIVATIZACIONES

Alberto Vargas Peña (miembro de la Fundación Libertad)

Ayer, jueves 21 de octubre, sindicalistas de las empresas públicas se manifestaron frente a la Embajada de los Estados Unidos de América para protestar contra las privatizaciones que figuran como proyectos del gobierno ilegítimo y usurpador denominado eufemísticamente de "unidad nacional". Lo lógico hubiera si que se manifestaran frente al Palacio de Gobierno o el Congreso, ya que esos dos poderes, al unísono, son los que están hablando de proyectos de reforma del estado, entre los que se encuentra, desde luego, el de las privatizaciones.

Los manifestantes eligieron a la Embajada de los Estados Unidos porque tienen la impresión que ella es la que dicta la acción en el Paraguay. No andan descaminados. Este gobierno fue puesto en funciones, está dirigido y tutelado por la Embajada de los Estados Unidos. Pero también la eligieron por otro motivo: Porque responden a directivas de la cúpula actual de la ANR, que simula querer las reformas cuando visceralmente la rechazan. No creo que Gonzalez Macchi sea ajeno a este movimiento, aunque creo que el resto de los que participan en la "unidad nacional" están siendo fumados en pipa.

Los estadounidenses no ocultan que manejan el país y que están Exigiendo reformas. Como derribaron el gobierno constitucional del Ing Cubas – que también se oponía a las reformas por ser nacionalista a todo trance – creyeron que todo estaba solucionado. Con un gobierno títere, y por añadidura de "unidad nacional" consideraron que lo de las reformas era un hecho. No lo es, y probablemente no lo será. La ANR jamás admitirá ninguna reforma a un estado que le viene como anillo al dedo.

Toda la base del poder electoral de la ANR está en los empleados públicos. Sus finanzas dependen de los empleados públicos. Si tocan a los empleados públicos están perdidos. ¿Cómo se podría creer que un partido tan antiguo y tan fogueado se suicidaría políticamente? Solamente un estadounidense es capaz de tal cosa.

Si la modernidad se adquiere con la industrialización y la institucionalización adecuada – como lo dice Huntington – entonces mientras la ANR tenga la hegemonía el Paraguay no será moderno ni tenderá hacia ese objetivo. Seguirá siendo una sociedad agrícola premoderna y seguirá empobreciéndose. La hegemonía de la ANR terminará exactamente cuando el Paraguay se debata en la más pronunciada de las miserias.

Esto no quiere decir que no haya reformadores en la ANR, ni políticos lúcidos que vean en la recalcitrancia también una manera de suicidio político. Los hay y muy buenos, pero son los menos y por el momento no tienen posibilidad de adquirir protagonismo en su partido. En su gran mayoría la ANR es nacionalista – por eso es mayoritariamente oviedista –agrarista, proteccionista y premoderna.

Los Estados Unidos de América se han equivocado al intentar imponer una situación que no ha madurado suficientemente. Si se dejaba actuar al gobierno de Cubas, la democracia se hubiera ido consolidando y los problemas económicos – que inevitablemente hubieran jaqueado a ese gobierno – hubieran conducido inexorablemente a dar pasos hacia las reformas. Hoy esa opurtunidad se ha perdido. Los conspiradores se encuentran con que sus actos han favorecido a sus enemigos.

Gracias a su tremenda estupidez, los estadounidenses han convertido a Lino Oviedo en el prócer de las reivindicaciones nacionalistas y no tienen naipe que jugar contra eso. Pronto no les quedará más alternativa, si insisten con las reformas, que el golpe militar.