Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
front-logo-dia.jpg (3564 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

 

 

 

EL LIDERAZGO ESTADOUNIDENSE

Y SUS CONDICIONANTES

Alberto Vargas Peña (miembro de la Fundación Libertad)

Sostiene Samuel Huntington en su obra " Choque de Civilizaciones" que el país central, líder, de Occidente son los Estados Unidos, y que su liderazgo declina, por muchas razones. Dice también que las situaciones históricas no son irreversibles, y que existen condicionantes para que cosas que tradicionalmente han sucedido no vuelvan a suceder.

Y recalca que de la unión de Occidente – que no incluye a la América Latina en el pensamiento de Huntington – depende que el mundo siga considerando a la civilización occidental como la hegemónica, retrasando su decadencia.

Y dice: "el que Occidente se una o no política y económicamente depende sobre todo de que los Estados Unidos se reafirmen en su identidad como nación occidental y definan su papel, a escala mundial, como líder de la civilización occidental".

¿Cómo se reafirmarían los Estados Unidos en su identidad? Huntington entiende que el multiculturalismo que agita a los Estados Unidos ha debilitado la certidumbre de los gobiernos estadounidenses en los valores de la civilización occidental y que un dualismo entre lo que hacen internamente y lo que imponen externamente hacen dudar a los componentes de la civilización occidental de las motivaciones de los Estados Unidos.

Y aquí viene lo del doble discurso estadounidense, o mejor dicho, de

los gobiernos federales de los Estados Unidos. Este país, que practica la democracia real y que dice querer defenderla a escala mundial, impone en el exterior gobiernos de cualquier clase, con tal que sean sumisos a las órdenes de Washington, y si son "hijos de puta", que sean "nuestros hijos de puta" (F.D. Roosevelt).

En el Paraguay, por ejemplo, los Estados Unidos establecieron la dictadura proestadounidense desde 1940, y la mantuvieron hasta muy entrados los años ochenta. Cuando Stroessner dejó de servir a los intereses del gobierno federal estadounidense, los embajadores de Estados Unidos Clyde Taylor y Timothy Towell lo derribaron.

Juan Carlos Wasmosy fue sostenido por maniobras realizadas por el gobierno federal de Clinton a través de Robert Service y Maura Harty se encargó de destruir la democracia paraguaya en marzo de 1999. Y el gobierno federal estadounidense no lo hizo para fortalecer la libertad y la democracia sino para seguir manteniendo la influencia de Mark Jimenez y otros gangsters.

Si la intervención estadounidense fuera para imponer realmente la democracia jeffersoniana, la Constitución y la ley electoral que la hace posible y funcional, nadie protestaría, fuera de los eternos partidarios de la tiranía; si los embajadores estadounidenses cuidaran que los principios que sostienen en Estados Unidos sean los mismos sostenidos en el Paraguay, la intervención sería bienvenida; pero no es así sino todo lo contrario.

Con nosotros los paraguayos, como con los ecuatorianos, los venezolanos, los centroamericanos y ahora los austríacos, el gobierno federal tiene doble discurso. Quiere "hijos de puta" y "sus" hijos de puta.

¿Cómo podríamos los demócratas liberales, que queremos las mismas condiciones que tienen los estadounidenses en el area política, apoyar las políticas del gobierno federal de los Estados Unidos? ¿Cómo podríamos creer en sus muletillas y su propaganda?

Si el embajador estadounidense es el eje de las tiranías, de la ilegitimidad y de la usurpación ¿cómo podríamos creer en el juego limpio, el la democracia como gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo?

Pienso que Huntington tiene razón. La civilización occidental no prevalecerá si el gobierno de los Estados Unidos no cambia.