Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

VOLVER A PRIMERA PLANA

Quieren los paraguayos la República?

Alberto Vargas Peña (F. Libertad)

20 de agosto de 2001

He venido escribiendo casi desde hace cuarenta años -¿tanto ya? – sobre lo que hay que hacer en el Paraguay desde el punto de vista liberal primero y libertario después. Lo hice en razón de mi convencimiento que la solución liberal, y ahora la libertaria, eran las adecuadas para sacar al país de su atraso económico y miseria política. Pero debo confesar, a esta altura de mi vida que no he llegado sino a una muy pequeña minoría, y que esto obedece a una razón histórica, no a mi incapacidad para hacerme escuchar.                                                                                                                          

Soy un convencido ahora que la democracia republicana y liberal no llegó a la América Latina. Al Paraguay por lo menos no. Y por lo que estamos viviendo, estoy convencido que los gobiernos federales de los Estados Unidos soportan la democracia interna pero la persiguen con saña en donde quiera que se produzca. ¿Por qué? 

La Revolución Francesa, cuna de nuestra versión de la democracia, al principio y luego de la abolición de la monarquía, concibió un gobierno colegiado para la República antimonárquica. Una Convención con un gabinete ejecutivo, luego una Asamblea y después el Directorio. Hartos del gobierno unipersonal los franceses republicanos de entonces optaron por el gobierno colectivo, que era lo lógico. Cayeron en el bonapartismo. Y las nuevas Repúblicas francesas desde entonces acá, han mantenido al Presidente casi como una figura real. Después de la Segunda Guerra Mundial los franceses volvieron a ensayar un gobierno colectivo, parlamentario, que se tornó completamente caótico por la corrupción y la influencia de los partidos políticos. De Gaulle, un monarca a su modo, terminó con el nuevo ensayo y diseñó una “monarquía republicana” que vino como anillo al dedo a los franceses. En realidad eso era lo que quería el pueblo.

La Revolución Americana instauró desde el principio un régimen monárquico no hereditario, electivo y limitado en el tiempo con mecanismos que garantizaban la libertad y la democracia. Ese  régimen funcionó por varias razones: La tendencia a la independencia individual, la competitividad, el amor a la libertad, el sistema electoral y la ciudadanía armada. En realidad las libertades estadounidenses se consolidaron con el Colt 45. Pero su concepción de su política exterior fue, desde el principio, imperial.                                                                                                             

En el Paraguay se ensayó, con la Independencia, un gobierno colegiado, la Junta Superior Gubernativa, que luego cayó en la monarquía absoluta de Gaspar Francia. Los López establecieron la monarquía hereditaria que se hundió en 1.870 luego de la guerra. Los constituyentes de 1.870 pretendieron hacer una República a la estadounidense, con un rey no hereditario, electivo, y limitado en el tiempo, y fracasaron. El segundo ensayo totalmente monárquico en el Paraguay fue el de Alfredo Stroessner, que cayó antes de consolidar la condición hereditaria que tenía prevista. Durante treinta y cuatro años, tuvo éxito. ¡Que curioso que los dos gobiernos mas largos que tuvo el Paraguay hayan sido similares!                                                                                                                                 

Como en toda América Latina se dio casi el mismo fenómeno -¿qué fue la anarquía sino la lucha de señores feudales por imponer su supremacía? - e impera casi el mismo pensamiento subyacente, la pregunta es:¿Quieren los paraguayos – los latinoamericanos - una República libertaria? ¿Quieren gobernarse a si mismos? ¿Quieren afrontar las responsabilidades de la libertad? ¿Quieren ser dueños de su destino, para bien o para mal? ¿Están dispuestos a mantener la libertad a toda costa? ¿O prefieren la monarquía no hereditaria ,electiva , disfrazada de República, donde una persona todopoderosa piense y haga por el resto de la gente?                                                                                 

Creo que la desencantada respuesta es obvia. Quieren liderazgos fuertes, quieren gobiernos a los que obedecer – pero que sean benévolos y pródigos-y no quieren tener la responsabilidad de la libertad. Me parece que no son idiotas, como sostienen Apuleyo Mendoza y Alvaro Vargas Llosa; son monárquicos.                                                                                                                           

Fidel Castro, Hugo Chavez, Perón, Stroessner, Francia o los López, Velazco Ibarra, no podrían ser venerados en pueblos realmente republicanos. Si lo son, es porque los pueblos no son republicanos.                                                                                                                                  

Me pregunto si convencido de esto vale la pena seguir predicando la libertad frente a auditorios que la odian o la temen.

    

VOLVER A PRIMERA PLANA