Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

VOLVER A PRIMERA PLANA

El rehén

Alberto Vargas Peña (F. Libertad) 

19 de julio de 2001

El gobierno del Brasil tiene un rehén para presionar al gobierno paraguayo. Se llama Lino César Oviedo, el perseguido político más notorio del continente, cuya cabeza ha sido puesta a precio por la familia Argaña y que se encuentra acusado, por testigos falsos de falsedad manifiesta, de haber sido el autor intelectual del extraño suceso que derivó en la muerte del Dr. Luis María Argaña.

            Yo personalmente no creo en el supuesto atentado. Debo explicarme mejor. Hubo un atentado, pero contra el conductor de la camioneta y el guardaespaldas del entonces vicepresidente. De lo que dudo y dudaré hasta que se realice una autopsia en regla, es que Argaña haya muerte en ese atentado.

            El asunto Argaña no es el objetivo de este artículo, sino el comportamiento del gobierno de Fernando Henrique Cardoso. Ocurre que el embajador del Brasil y la embajadora de los Estados Unidos de América fueron los que sostuvieron la ficción de la constitucionalidad del golpe contra el gobierno constitucional del Ing. Raúl Cubas.

Ellos impidieron que las FFAA cumplieran con su deber de sostener el gobierno constitucional, y ellos fueron los que después apoyaron, sin pudor alguno, al gobierno usurpador. El gobierno del Brasil tenía cuentas que cobrar con Lino Cesar Oviedo, por que éste se opuso al negociado del "segundo puente" sobre el rio Paraná. El gobierno de los Estados Unidos también quería pasarle la factura a Oviedo por que se opuso a las operaciones militares estadounidenses en territorio paraguayo y expulsó, siendo Comandante del Ejército, a las Misiones Militares estadounidenses. Para acabar con Oviedo, dieron al traste con el gobierno de Cubas.

            Ahora Fernando Henrique Cardoso, cuyo gobierno no descuella por lo eficaz, quiere toda la energía de Itaipú para el Brasil. La necesita porque por su incuria produjo un déficit energético muy grande. Toda la energía de Itaipú no le bastará para solucionar del todo el problema, pero le traerá alivio. Entonces recurre a la política de mantener en el Paraguay un gobierno débil, corrupto, inconstitucional y usurpador, para ver si consigue pacíficamente sus objetivos.

            Desde su abandono de la Argentina, el Gral. Oviedo vivó tranquilamente en el Brasil, con esporádicas entradas a territorio paraguayo. Los brasileños hacían la vista gorda en forma ostensible. Y de pronto, el zarpazo. Oviedo cae en una redada en Foz de Iguazú, en su propio departamento. Y Brasil tiene, además de la debilidad del gobierno paraguayo, un rehén de primera clase. Es que el gobierno débil, jaqueado por la opinión público, no se resuelve a entregar lo poco que le queda al Paraguay de Itaipú.

             Entonces Oviedo es el naipe ganador. El gobierno brasileño lo tiene detenido en una cárcel y el gobierno paraguayo no reacciona; el gobierno brasileño lo pone en prisión domiciliaria; el gobierno paraguayo se inquieta, pero todavía no se rinde; el gobierno brasileño hace saber a los abogados de Oviedo que existe una ley de refugiados que puede poner al perseguido político en la calle en cuestión de días; Oviedo recurre a esa ley; el gobierno paraguayo se aterra y envía a una delegación que no hace sino demostrar que Oviedo es un perseguido político, a negociar con el gobierno brasileño; el gobierno brasileño deniega en primera instancia el estatuto de refugiado político al rehén.

             ¿Cuando se rendirá el gobierno paraguayo? ¿Cuando entregará toda la energía de Itaipú y Yacyreta al Brasil? Tendrá que ser pronto, o el Ministro de Justicia brasileño pondrá a Oviedo en libertad. Y nada tema más el gobierno paraguayo que el retorno de Oviedo, sea libre o sea encadenado.

            Oviedo no solamente es un perseguido político; es un rehén del gobierno brasileño para poner de rodillas al débil gobierno usurpador de Luis Ángel González Macchi. Esto atenta contra el Derecho Internacional, pero ¿a quien le importa un rábano?

 

    

VOLVER A PRIMERA PLANA