Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

VOLVER A PRIMERA PLANA

Juicio político a González Macchi

Alberto Vargas Peña (F. Libertad

18 de mayo de 2001

Después de una borrascosa sesión del Comité Político, en la que el Sr. Alfredo Jaeggli casi va a las manos con el diputado Edgard Villalba, el PLRA resolvió solicitar a la Cámara de Diputados el juicio político al usurpador Luis Ángel González Macchi. Dijo el Sr. Carlos Amarilla, pre candidato a Intendente de la ciudad de Fernando de la Mora, que a González Macchi no había que pedirle la renuncia, sino echarlo a empujones. Yo coincido con él y con aquellos que solicitarán el enjuiciamiento.

         En un primer momento algunos miembros del partido se mostraron renuentes a pedir el juicio político. No hay que olvidar que participaron plenamente del gobierno de marzo y la conspiración que lo hizo posible. Al ser cómplices del derrocamiento del gobierno constitucional y legítimo, se oponían a un juicio político por ilegitimidad. ¿Como si habían colaborado estrechamente con la conspiración y el gobierno que había nacido de ella hubieran podido comportarse de otra manera? Pero ahora no se trata de ilegitimidad, sino de corrupción y pura delincuencia.

González Macchi no solamente es ilegítimo a estas alturas, sino que ha mal desempeñado su mandato, ha permitido la peor corrupción conocida en el Paraguay desde 1811, ha dilapidado las posibilidades de desarrollo del país y está acusado de dos delitos específicos: Uno haberse beneficiado con la posesión ilegítima de un automóvil robado en Buenos Aires cuyos papeles ordenó fraguar y, otro, el ser parte de una conspiración para utilizar ilegalmente los fondos de dos bancos en liquidación, el Unión y el Paraguayo Oriental.

          González Macchi es un baldón para la República. En sus viajes al exterior llevó un equipo de "modelos" de vida más liviana y ofendió a tal punto a todo el mundo que su propia esposa lo abandonó en Buenos Aires antes de embarcarse para Alemania. Su conducta privada es digna del peor desarreglo y su conducta pública no le va en zaga. Ha permitido persecuciones y torturas a sus enemigos políticos durante el tiempo que duró su gobierno de emergencia, presionó a las autoridades judiciales para seguir con la persecución, guardó silencio cuando altos exponentes de su gobiernos se embarcaban en asaltos a mano armada y nada dejó de hacer para que se lo considere un peligro público.

A este personaje querían defender algunos radicales pretextando que "no existía número para enjuiciarlo políticamente. Alfredo Jaeggli, en su enfrentamiento con Villalba, amenazó con denunciarlo, a él y su grupo, como recibiendo salarios de González Macchi. Esto inclinó la balanza.

          González Macchi será acusado por el bloque radical de la Cámara de Diputados y se buscará su juicio político, haya o no número para conseguirlo. Ocurre que si se consigue el número, la ANR en pleno tendrá que cargar con la mancha de haber mantenido en la presidencia de la República a un usurpador cuya conducta es digna de atención policial.

          Entretanto los gobiernos del Brasil, porque necesita un títere en el gobierno paraguayo para apropiarse por entero de la usina de Itaipú, y los Estados Unidos, no se sabe por qué razón, apoyan a un estado de cosas que hará estallar, más tarde o más temprano, el deseo paraguayo de vivir en democracia. Yo personalmente responsabilizo a esos dos gobiernos de la permanencia de González Macchi en la presidencia de la República.

    

VOLVER A PRIMERA PLANA