Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

VOLVER A PRIMERA PLANA

Los juicios políticos

Alberto Vargas Peña (F. Libertad) 

17 de setiembre de 2001

El jueves seis de septiembre, se trató en la Cámara de Diputados el pedido de juicio político, solicitado por el PLRA, al usurpador senador Luis Ángel González Macchi, acusado de dos delitos comunes: La posesión de un automóvil BMW robado en el Brasil y el desvío de dieciseis millones de dólares americanos, de propiedad de los Bancos Unión  Oriental.

Se trata de una maniobra política de los defensores de González Macchi, puesto que no hay número para alcanzar los dos tercios necesarios para presentar el caso ante el Senado, y será exitosa porque los miembros del Movimiento Sombrero Pirí del PLRA proporcionarán quorum a la Cámara, que, de otro modo, no lo obtendría. El diputado Franklin Boccia, lainista, también hará quorum.

            En realidad el PLRA se equivocó al pedir juicio político a una persona constitucionalmente inimputable. González Macchi es un usurpador, y los usurpadores no tienen derecho al juicio político. El Juicio Político es un derecho del mandatario legítimo. Al no existir legitimidad no puede llevarse a cabo el proceso constitucional.

             González Macchi es, antes que nada, culpable del delito de usurpación. Elegido senador, ocupa el cargo de presidente de la República a espaldas de la Constitución, mediante un fallo aberrante y nulo de la Corte Suprema de Justicia.

Cuando perdió el cargo de presidente del Senado, también perdió el privilegio de figurar en el interinato de la presidencia de la República, que no admite otra sucesión que la del vicepresidente electo. Como el PLRA, en mayoría, fue cómplice del golpe de estado de marzo de 1.999 que derribó al presidente constitucional Raúl Cubas, no se atrevió a exigir, en la plaza pública, la salida del usurpador.

            La usurpación tiene consecuencias internas y externas en el Paraguay. La consecuencia externa es que nada de lo que haga, firme o acuerde el usurpador será reconocido por los gobiernos legítimos que lo sucedan. Por esas razones el Brasil , la Argentina y los Estados Unidos de América, quieren que continúe la comedia, para hacer valer todas las concesiones que hizo el usurpador a esos tres países.

            La realidad es que González Macchi no será juzgado políticamente - como desde luego no puede serlo - y esto, en lugar de beneficiar a la usurpación a la larga tendrá otra\ consecuencia. González Macchi no será legitimado ni por la vía del juicio político.

 

    

VOLVER A PRIMERA PLANA