Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

VOLVER A PRIMERA PLANA

El crimen del terrorismo

Alberto Vargas Peña (F. Libertad) 

17 de setiembre de 2001

Nada hay más salvaje y cobarde que el terrorismo, esa forma de guerra que solo practican los bárbaros. Matar en forma indiscriminada, para causar terror, es inhumana. Cuando dos ejércitos chocan o dos naciones se enfrentan, armadas, se puede esperar actos de supremo coraje o infame cobardía, pero quienes luchan lo hacen en pié de igualdad.

Ambos contendientes están armados y combaten contra quienes también lo están. El terrorismo es otra cosa. Ataca a los inocentes con el objetivo de causar desmoralización y miedo en quienes se considera "enemigo". El terrorista es un criminal que actúa en la sombra. Ahora, la nueva forma de guerra adoptada por algunos pueblos que se encuentran francamente en estado de salvajismo y barbarie, es el terrorismo.

            Lo ocurrido en Nueva York ayer 11 de septiembre del 2.001 era previsible, aunque de difícil, muy difícil neutralización. Secuestros de aviones comerciales ocurren todos los días, y es muy difícil considerar que se pueda derribar una aeronave con cien pasajeros inocentes sin saber cuales son las intenciones del secuestrador.

Esto posibilitó la cobertura que necesitaban los salvajes para asestar un golpe dolorosísimo, pero absolutamente ineficaz, al coloso estadounidense. Muchas son las fallas de los estadounidenses en política exterior, pero como me dijo mi hijo en una conversación telefónica "prefiero mil veces vivir bajo el imperio estadounidense que bajo la barbarie talibán". Todos los libres del mundo tenemos esa preferencia, aunque de pronto nos duela saber que hay un imperio y que ese imperio no procede como nosotros querríamos que procediera.

            El ataque a Nueva York, la ciudad más libre y abierta en el país más libre y abierto del mundo, es simbólico. Los terroristas atacaron Nueva York porque es libre, no porque tenga alguna importancia militar estratégica. Atacaron la libertad, procurando que Estados Unidos se vuelva un estado policíaco, aterrados por el golpe.

            Estoy seguro que conseguirán lo contrario. Creo que los estadounidenses despertarán, no para ser menos libres sino para tomar decisiones drásticas y definitivas con los salvajes. La barbarie tiene que acabar, y paradojalmente, probablemente el ataque a Nueva York sea el principio del fin.

            Hay que acabar con el terrorismo dondquiera que se encuentre; acabar con los campos de entrenamiento y los países que tienen políticas terroristas. Hay que defender la libertad aniquilando a sus enemigos.

            Creo que el pueblo estadounidense no aceptará de su gobierno nada menos que una victoria total contra el terrorismo. Si no lo hace el gobierno, lo hará el pueblo.

            Creo que es la oportunidad de los estadounidenses de recuperar el liderazgo mundial acabando con el terrorismo pero también buscando que en todas partes impere lo que ellos tienen y preservan: La libertad.

 

    

VOLVER A PRIMERA PLANA