Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
front-logo-dia.jpg (3564 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

VOLVER A PRIMERA PLANA

Rigidez laboral y desempleo

Alberto Vargas Peña (F. Libertad) 

16 de octubre de 2000

 

Recuerdo vividamente dos debates sostenidos sobre el tema de la legislación laboral con el Dr. Carlos Alberto González. El como legislador, y yo como dirigente de la Unión Industrial Paraguaya, director de su Comité de Conflictos. El primero se realizó en la Universidad Autónoma y el segundo en Radio Cáritas, en el programa conducido entonces por Juanita Carracella. En ambos debates sostuve la necesidad imperiosa de la flexibilización laboral y manifesté que existía una vinculación directa entre rigidez legal y desempleo.

Carlos Alberto González sostuvo lo contrario. Ambos debates se llevaron a cabo en 1990. Hubo otros debates en el seno de la Comisión de Legislación y Codificación de la Cámara de Diputados y allí también sostuve la necesidad de una legislación flexible y asegurando que una legislación rígida conduciría al desempleo.

El Congreso aprobó la legislación rígida despreciando la argumentación presentada por la UIP, la FEPRINCO y la ARP. A partir de allí dejó de haber inversión, lo que se invirtió fue directamente a pagar tecnología de punta y hubo despidos por todas partes. En el Paraguay se suprimieron más de 70.000 puestos de trabajo y no lograron acceder a su primer empleo por lo menos 500.000 jóvenes. Cifras escalofriantes para un país cuya fuera laboral íntegra se calcula en unas 2.500.000 personas, incluido el sector campesino que ocupa más del millón.

La vinculación entre la rigidez laboral y el desempleo ha quedado científicamente demostrada con los trabajos del Sr. James Heckman, premiado con el Premio Nóbel de Economía. Hoy ya no se puede decir, sin ser un despistado, que no hay vinculación entre el desempleo y la rigidez laboral.

Sin embargo los socialistas paraguayos todavía sostienen que el Sr. James Heckman no sabe lo que dice y que la Academia Sueca lo ha premiado por razones políticas. Algunos dicen que “la cosa es mucho más complicada” y se niegan a debatir el tema, anteponiendo razones sentimentales y religiosas a lo que es una cuestión económica de sentido común.

Me pregunto cuales son las causas profundas del desempleo, tan complicadas que no se pueden discutir. ¿La falta de inversiones? Tienen que ver con las leyes laborales y las garantías a la inversión. ¿El desastre gubernamental? Tiene que ver con el intervensionismo, generador de corrupción. ¿La falta de mercados?

Tiene que ver con la competitividad, que se logra únicamente aumentando la productividad, y ésta está vinculada directamente a la posibilidad de elegir los mejores trabajadores y no los protegidos por los sindicatos. El desempleo tiene una causa fundamental y muchas causas menores.. La causa fundamental es la ley laboral rígida, y las menores tienen todas que ver con el dirigismo estatal.

Todo empresario, en el Paraguay o en cualquier sitio, se encuentra con condiciones atractivas para invertir, lo primero que hace es ver la ley laboral. Lo primero. No lo segundo ni lo tercero ni lo cuarto. Lo primero. Si la ley es rígida, o no invierte o invierte en tecnología de punta que elimine o disminuya en forma substantiva la importancia de la mano de obra. Esto es lo que sostuvimos desde la UIP al oponernos al Código Laboral vigente, y esto es lo que ha quedado demostrado con el nuevo Premio Nóbel de Economía.

Ahora me pregunto qué piensa hacer Carlos Alberto González, que goza de su Embajada en el Brasil mientras casi un millón de paraguayos mendiga en las calles por su culpa. ¿Sostendrá que el Comité Político de su partido es más sabio que el Sr. James Heckman? 

 

 

    

VOLVER A PRIMERA PLANA