Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

VOLVER A PRIMERA PLANA

La guerra, sus necesidades y sus consecuencias

Alberto Vargas Peña (F. Libertad)

15 de octubre de 2001

Ha comenzado la guerra contra el terrorismo, o mejor, se han producido los primeros contrataques de los Estados Unidos a las bases terroristas islámicas, después del ataque contra las Twin Towers en Nueva York. Mientras Ben Laden reclama el apoyo de los musulmanes para desatar una guerra santa, los Estados Unidos proclaman lo mismo, con diferente retórica, para el apoyo d su causa.

            La causa de los Estados Unidos es la de barrer del mundo a los religiosos portadores de la muerte y opresores de sus pueblos. Esa es la bandera que siempre han levantado los Estados Unidos de América en sus confrontaciones bélicas. Hay que reconocer que, en gran medida, los triunfos de los Estados Unidos establecieron zonas de libertad donde no las había. Pero también hay que lamentar que en muchas partes, y como necesidad del esfuerzo de guerra tal vez, los Estados Unidos impusieron a pueblos inocentes, las dictaduras más opresivas y sanguinarias.

            Las necesidades de la Segunda Guerra Mundial, todavía en el horizonte pero ya claramente inevitable, hizo que Roosevelt, en representación de los Estados Unidos, impusiera al Paraguay al Gral. José Félix Estigarribia y una dictadura que cristalizó con Higinio Morínigo y fue sostenida, con Alfredo Stroessner, hasta febrero de 1.989. Las necesidades de "cuidar el patio trasero" hicieron que aparecieran los Trujillo, los Somoza, y toda la caterva de dictadores que asolaron la América Latina. Las consecuencias de la Segunda Guerra Mundial se extendieron hasta muy entrada a década de los ochenta. El campeón de la democracia le dio la libertad a Japón y Alemania, y condenó a la América Latina a sufrir las más atroces tiranías.

            La Guerra Fría impuso una nueva serie de necesidades y las dictaduras latinoamericanas, con el pretexto de combatir al comunismo, combatieron a sus pueblos. Los Estados Unidos, ocupados con la URSS, dejaron hacer bastante más. El campeón de la democracia, que luchaba en el mundo por los ideales de libertad, dejaron que en América Latina se oprimiese a los pueblos, en nombre de esa lejana e inasible libertad.

            Ahora ha estallado una nueva guerra, en la que los Estados Unidos lideran el bando de la libertad. Y otra vez se escuchan voces ominosas que anuncian el retorno de los dictadores, porque esa es la necesidad de los Estados Unidos.  Ojalá que esta vez o se equivocan y comprendan, de una vez para siempre, que el aliado confiable es el que comparte los ideales.

 

    

VOLVER A PRIMERA PLANA