Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
front-logo-dia.jpg (3564 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

VOLVER A PRIMERA PLANA

Mientras Franco se pasea

Alberto Vargas Peña (F. Libertad) 

15 de setiembre de 2000

 

    

El Dr. Franco, actual vicepresidente elegido de la República, no conoce todavía su despacho. Desde que juró el cargo, con un discurso que , hay que decirlo, desmoralizó a muchos de sus votantes, se ha pasado volando de un extremo a otro del mundo, haciendo turismo político. Entretanto, en el país siguen pasando cosas.

En la ANR, el partido derrotado, ha surgido una Convergencia Colorada, que agrupa diversos movimientos internos, el más fuerte de los cuales, de lejos, es el UNACE u “oviedismo”. Esta nueva fuerza ha pasado a la oposición más severa y está concitando la atención pública. Se ha convertido en la protagonista del hecho político. Tal como me había parecido prudente advertir a tiempo, la vocación viajera y despreocupada del Dr. Franco, y los consejos contemporizadores de las “palomas” de su partido, ha desplazado el eje de la acción política de la vicepresidencia a la Convergencia.

Franco se ha equivocado. En su discurso de toma de posesión del cargo debió haber dicho que su legitimidad lo convertía en la persona con mejor derecho para ocupar la presidencia de la República. Debió haber dicho que no reclamaba el cargo judicialmente para no prestar legitimidad al fallo 191, que es nulo, de nulidad absoluta y completa.

Debió haber dicho que no colaboraría con un gobierno usurpador e inútil por añadidura. Y debió haber dicho que encabezaría una oposición  frontal a ese gobierno. No dijo nada de eso, al contrario, habló de “colaboración”, “apoyo” y otras majaderías. A un público ávido de escuchar el clarín de la batalla, le hizo escuchar un violín romántico.

El público, a regañadientes, le perdonó. Se dijo “es demasiado  temprano para sacar las uñas y no hubiera sido de buena educación hablar claramente en una reunión social”. Pero a renglón seguido aceptó viajar a los Estados Unidos representando al gobierno usurpador. Se pensó que en las Naciones Unidas iría a plantear el caso paraguayo a la luz de la verdad. En vez de eso, leyó un discurso soporífero que dejó atónito a todo el mundo. Habló de China, de Taiwán y de las islas Falkland – que llamó Malvinas – pero no de la legitimidad de su mandato y la ilegitimidad del gobierno. Entonces el público, después de oirlo, frunció la frente.

Acaba de llegar del Brasil, donde se sentó con Fernando Enrique  Cardoso, a quien no advirtió de su legitimidad y de la ilegitimidad de la usurpación, que ahora le parece apenas una “cuestión semántica”. 

Y esto ha sido demasiado. Automáticamente la Convergencia Colorada declaró que “Yoyito Franco fue apenas un instrumento para demostrar la orfandad del gobierno, y ya no existe más” – Julio César Vasconcellos, coordinador general de la Convergencia Colorada a Julio Vera por la 9.70 AM el día jueves 14 de septiembre – Y es cierto.

El vicepresidente Franco, con sus  actitudes , ha convertido una derrota de la ANR en una victoria de la Convergencia Colorada.

Los liberales radicales auténticos se encuentran enzarzados en una riña de gallos por la presidencia del partido, y nada ha salido que permita suponer que se trata de un partido opositor. Es colaborador del gobierno menos legítimo que haya existido en el Paraguay, el más corrupto, y el menos eficiente. En las próximas elecciones municipales el PLRA tal vez gane una o dos intendencias, y en el 2.003 será barrido del mapa electoral.

         Mientras el Dr. Franco viaja, en el Paraguay suceden cosas. Y todas le pasan por encima. 

 

VOLVER A PRIMERA PLANA