Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
front-logo-dia.jpg (3564 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

VOLVER A PRIMERA PLANA

El antecedente Caballero

Alberto Vargas Peña (Fundación Libertad)

15 de junio de 2000

      

El 14 de febrero de 1870 Francisco Solano López, ya en su ultimo asentamiento de Cerro Corá, envió al Gral. Bernardino Caballero, al frente de cuarenta hombres, en su mayoría jefes y oficiales – cuenta el Gral. Francisco Isidoro Resquín – a recoger ganado en la zona del Chirigûelo, Capiíbary, Punta Porá y río Dorado.

El 8 de abril – un mes y siete días después de la batalla de Cerro Corá, se rinde con sus hombres ante el Mayor brasileño Francisco Xavier Marques, a orillas del río Apa, según lo relata Raúl Amaral. En mayo del mismo año, 1870 fue conducido al Brasil y retorna el 16 de diciembre.

Caballero se convirtió prontamente en un político muy influyente, al punto que llega a presidente de la República el 4 de septiembre de 1880. Elegido por el Congreso para cumplir el mandato dejado vacante por el fallecido Cándido Bareiro. Fue elegido presidente efectivo el 20 de agosto de 1882 y asume el cargo el 25 de noviembre del mismo año.

Mucha gente piensa que el Gral. Caballero fue instruido en el Brasil acerca de las cuestiones políticas, de las cuales no sabía absolutamente nada antes de su forzado viaje. Hay que ver que Caballero entró al Ejército de soldado raso y con 25 años de edad era prácticamente analfabeto. Después de su pasantía en el Brasil se convirtió en uno de los políticos más influyentes de las postrimerías del siglo 19 en el Paraguay.

¿Se trata de un antecedente válido para tratar de analizar qué quiere el Brasil con Lino César Oviedo? No hay demasiadas similitudes. Caballero fue prisionero de guerra y Oviedo es un detenido político con fines de extradición.

Si bien ambos fueron militares, Caballero fue un combatiente en una guerra internacional, en cambio Oviedo tuvo su bautismo de fuego en el derrocamiento de una dictadura. Lo único que los une es que ambos resultaron, en determinado momento de sus vidas, prisioneros del Brasil.

El reciente apresamiento en Foz de Iguazú del Gral. Lino César Oviedo ha puesto en marcha una serie de especulaciones de nivel continental y hasta extra continental.

Se habla de que se trató de una auto entrega, con la finalidad de asegurar la permanencia del perseguido en el Brasil; se habla de que se trató de una jugada brasileña, para mantener en jaque y obediencia al gobierno paraguayo; se habló de que se trató de una exigencia estadounidense, a raíz de la enemistad de Clinton con Oviedo; se habló de que el gobierno paraguayo logró una victoria al imponer la detención sobre la supuesta vigilancia blanda del Brasil.

Se habló de un supuesto acuerdo intergubernamental en el cual estaría involucrado también Alfredo Stroessner. Se dijo de todo, pero en realidad y como siempre, la desorientación es lo único real.

Me pregunto si el Brasil tiene con Oviedo las mismas intenciones que se le atribuyeron – sin que exista una evidencia tangible – con Bernardino Caballero. La diplomacia lusitana es tan aguda y hábil que nadie , si se trata de hacer análisis serios, puede descartar tal posibilidad. Oviedo, para cualquier Cancillería inteligente, es una carta por jugar.

Las especulaciones pueden hacerse porque en todo esto hay cosas raras.

¿Acaso no llama la atención que después de seis meses de transitar como Pedro por su casa por el Brasil y el Paraguay, de pronto Oviedo se deje sorprender en una ratonera? Yo no sé, ni voy a afirmar que en el juego del Brasil hay ahora un nuevo naipe que parece ser un as de espadas, pero....por ahí está el antecedente Caballero. ¿Y quien sabe? 

VOLVER A PRIMERA PLANA