Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
front-logo-dia.jpg (3564 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

 

 

VOLVER A PRIMERA PLANA

 

LO QUE DIJO PETER ROMERO

Alberto Vargas Peña miembro de la Fundación Libertad)

Peter Romero, Subsecretario Adjunto para Asuntos Latinoamericanos de Estados Unidos vino al Paraguay con la misión de apuntalar, sino al gobierno, al designio estadounidense para este país. ¿Cuál es ese designio? ¿Interesa acaso?

Yo conozco la realidad paraguaya y sé de su dependencia real de los Estados Unidos de América, a un nivel apenas superior al de colonia pura y simple. Pero me rebelo contra esa realidad y sostengo, a toda costa, mi determinación de hacer caso omiso de ella. Mientras hay quienes dicen que hay que conformarse con la realidad y obedecerla, yo propongo desconocerla.

Se trata de una cuestión de elección, tal vez ni siquiera de dignidad.

Muchos piensan que el mejor destino al que pudiera optar el Paraguay es a ser colonia pura y simple de los Estados Unidos o tener un estatuto de Estado Libre Asociado como Puerto Rico, o algo parecido. Sostienen que es mejor ser cola de león que cabeza de ratón. Es una posición atendible. Si a mi me dieran la ciudadanía estadounidense y la Constitución de los Estados Unidos, como hombre libre que quiero ser, es casi seguro que optaría por ellas. Pero no es eso lo que me ofrecen.

Creo que mientras mantengamos la independencia tenemos que defenderla. Una cosa es optar libremente, en una consulta popular transparente, por cambiar la naturaleza de nuestro estado, y otra muy distinta que otro estado, basado simplemente en su fuerza y su preponderancia, haga con nosotros lo que se le antoja. Me opongo a ello con todas mis fuerzas.

He decidido, por tanto, y mientras no tengamos la posibilidad de votar las opciones, ignorar la existencia de las imposiciones estadounidenses. Por supuesto que esto no cambiará en nada la situación puesto que yo nada significo, pero por lo menos es algo de lo que puedo sentirme orgulloso. Puedo decir, con toda la voz, que me importa un ardite lo que venga a decir o no decir Peter Romero.

Esto me lleva a no comentar para nada lo que ha dicho o dejado de decir. No me importa si ha traído apoyo para el gobierno ilegítimo y usurpador, como no me importa si ha venido a derribarlo. Yo creo que no tiene derecho de hacer ninguna de las dos cosas y por tanto creo que los paraguayos no debemos perder tiempo en comentarlas.

Se me dice que la realidad exige que se hable del tema. Que nos guste o no, el mensaje está lanzado. Yo creo que ignorando el mensaje lo que en realidad estamos diciendo es que no lo cumpliremos sino en la medida en que queramos nosotros cumplirlo. ¿Es esto nacionalismo? No, yo creo que se trata de dignidad.

Si Peter Romero no tiene derecho de dirigirnos la vida, ¿por qué habríamos de permitirle que lo haga? Que nos consulten si queremos darle el derecho, y entonces, cuando hayamos resuelto ser o no ser, entonces que nos den consejos. Mientras tanto, que nos dejen equivocarnos solos.

¿Fue importante lo que dijo Peter Romero? Tanto como lo que digo yo o cualquier otro. Las privatizaciones son importantes per se, no porque lo afirme Peter Romero. Y debemos hacerlas porque al Paraguay le conviene, no porque lo pida Peter Romero.

En definitiva, sé lo que dijo Peter Romero. Y no me importa en absoluto lo que haya dicho.