Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
front-logo-dia.jpg (3564 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

 

 

 

LAS CONFESIONES DEL SENADOR BURRÓ

Alberto Vargas Peña (miembro de la Fundación Libertad)

Publicado como Editorial en La Nación

Desde los días finales de la Convención Nacional Constituyente, cuando se conoció el texto definitivo de la nueva Constitución, muchos afirmaron que la organización del Poder Judicial llevaría indefectiblemente a la politización de la Justicia y a su subordinación a los intereses partidistas.

Con el sistema de representación proporcional, el Consejo de la Magistratura, el Jurado de Enjuiciamiento permanente y su composición corporativa, y la forma de nombrar y acordar Ministros de la Corte Suprema, era solamente cuestión de tiempo que el mecanismo perverso de la subordinación de la Justicia al poder político se produjera.

El Pacto de Gobernabilidad firmado por Juan Carlos Wasmosy, Domingo Laíno y Guillermo Caballero Vargas colocó en la Corte Suprema de Justicia a Ministros elegidos, no por sus méritos jurídicos , por su conducta intachable o su carácter recio e insobornable, sino por su militancia política y su disposición a acatar las órdenes venidas de sus respectivos padrinos partidarios.

La Corte Suprema de Justicia, y detrás de ella todo el Poder Judicial, se convirtió en un instrumento de la política y no de la Justicia. Y a raíz de esto la Justicia se hundió en el más profundo descrédito, ya que las sentencias y fallos se basaron, no en lo que decía la ley sino el jefe partidario al que cada juez debía su cargo.

Y eso, como puede constatar todo el mundo y como rezan los informes de Transparency International, llevó al país a un grado de corrupción jamás antes alcanzado.

Pero , a pesar de todo lo que hizo la Corte Suprema contra la Constitución y la ley, a pesar de las sentencias y fallos escandalosos, el poder político no está contento con su sumisión y quiere más, y, entonces, pretende remover, contra la letra expresa de la Carta Magna, a tres Ministros que no han sido suficientemente obedientes.

Y el Senado, que gracias al sistema de representación proporcional obedece las órdenes de los amos, en sesión secreta, basamenta la medida en que los tres Ministros afectados "no tienen militancia partidaria".

El hecho que la Constitución prohiba que la tenga, tiene sin cuidado a estos "representantes del pueblo". Lo que se veía desde afuera ahora tiene confirmación plena desde dentro.

El senador José Burró , lider de la bancada del Encuentro Nacional, ha sido honesto al confesar, en un panel realizado en una emisora radial, que en la reunión secreta de los líderes de bancadas del Senado, y en la sesión del mismo caracter del plenario, el único argumento que se barajó para el intento de destitución fue el político.

Los Ministros destituídos no son del todo obedientes.

La Justicia paraguaya, ahora se constata lo que se sabía, no es más que un instrumento del Poder político, que premia a los obedientes y sumisos y castiga a los menos sumisos. Lo de la independencia del Poder Judicial resulta un cuento chino.

Si algo faltaba para convertir al Paraguay en el "enfermo de América" esta confesión del senador Burró lo suple.

El país sabe ahora que vive fuera de la ley, en una dictadura manejada por cuatro personas, y que está a punto de convertirse en feudo de una familia. No tiene representación popular ni justicia independiente. Solamente tiene un perverso poder que lo está ahogando, succionándole hasta la última gota de su sangre.