Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
front-logo-dia.jpg (3564 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

 

 

PROGRESAR NO ES CUESTIÓN DEL GOBIERNO

Alberto Vargas Peña (miembro de la Fundación Libertad)

Escuché íntegro el discurso del nuevo presidente argentino, Fernando de la Rúa. Fue un esfuerzo bastante significativo, puesto que fue innecesariamente extenso. No encontré en él una sola idea nueva. Todo se redujo a una repetición triste y monocorde de los viejos lugares comunes y las viejas expresiones de deseos de todos los gobiernos entrantes latinoamericanos desde que yo tengo consciencia.

El caso es que de la Rúa, igual que sus antecesores, le ha dicho al pueblo argentino que la solución de sus problemas consiste en el aumento de los impuestos. Todo "ajuste" latinoamericano pasa por aumentar los impuestos y cargar lo que ya estaba cargado, para evitar el progreso y la acumulación del ahorro para la formación de capitales.

"Hay que resolver el problema del déficit" –dicen, y en lugar de reducir drásticamente los gastos los aumentan, y "hay que resolver el problema económico – repiten, y en lugar de quitarle controles y bajar los impuestos, los aumentan. No es el Paraguay solo el que hace las cosas al revés.

A Fernando Henrique Cardozo le encantó el discurso. "Dijo lo que yo quería oir" – repitió ante la prensa internacional que, como siempre, trató el tema sin espíritu crítico. A quienes no gustó el discurso fue a los argentinos, que votaron a de la Rúa por no votar a Duhalde, que aparecía como peor, y porque no tenían a Menem como candidato.

"Hay desorden dejado por el gobierno anterior" – dijo de la Rúa y en lugar de hacer orden reduciendo los gastos y eliminando las fugas de dinero, aumenta los impuestos. Echa vino a la copa rota y espera que se mantenga.

A esta altura de las cosas- no han pasado cuarenta y ocho horas del gobierno de de la Rúa – los argentinos se preparan para enfrentar un nuevo desastre. Con aumento de impuestos sin disminución de gastos – y con la probable incorporación masiva de los correligionarios al Presupuesto – la Argentina iniciará, fatalmente, un nuevo proceso de paralización del crecimiento con aumento del déficit. El resultado ya sabemos cual es: La hiperinflación.

Dice Samuel Huntington que la América Latina no puede ser considerada como " Occidente". Es cierto; forma parte de un mundo extraño, que vive de la ilusión celestial y el desprecio a la realidad; de un mundo que reclama honestidad haciendo todo lo posible para organizar el "robo para la Corona" y que pretende la democracia despreciando profundamente al pueblo y sus derechos.

Debo confesar que nunca tuve mucha fe en de la Rúa, un radical típico, de la misma clase de los que hundieron la economía argentina en la década de los treinta. Ese partido no ha cambiado nada, y sigue manteniendo las mismas banderas que hicieron posible el surgimiento del primer peronismo en 1946 y del menenismo en 1989. No ha aprendido nada.

La Argentina entrará en un periodo regresivo que seguramente nos afectará a nosotros en gran medida, pero antes dará impulso nuevo a las viejas ideas que parecían superadas. Al final, yo creo que la razón entrará en América Latina, pero para que ello ocurra pasará todavía mucho agua bajo los puentes.

¿Cuándo será que los latinoamericanos , libres de la estupidez que nos oprime desde hace siglos, nos demos cuenta que el progreso no es cuestión de los gobiernos?