Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
front-logo-dia.jpg (3564 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

VOLVER A PRIMERA PLANA

La victoria de Franco

Alberto Vargas Peña (F. Libertad) 

14 de agosto de 2000

  

Tal como lo aseguraban todas las encuestas previas a la elección, el candidato de la alianza PLRA y UNACE, alianza de hecho y no de derecho, venció en las elecciones vicepresidenciales del 13 de agosto del 2.000 en Paraguay.

La victoria fue algo ajustada, aunque terminará con una diferencia de aproximadamente treinta mil votos, por los incesantes fraudes preelectorales cometidos por el oficialismo, por el uso indiscriminado y sistemático de los bienes del estado, por las violaciones permanentes al Código Electoral y por la asombrosa distribución de dinero para comprar cédulas de identidad para impedir el ejercicio del derecho al voto.

Si las elecciones hubieran sido realmente limpias, el PLRA y el UNACE hubieran ganado por aproximadamente quince puntos porcentuales.

Llegadas las 19 horas del 13 de agosto, por ejemplo, cuando todas las bocas de urna serias daban ya por ganador a Franco, el juez electoral Rolón Luna, que había sido investido por el oficialismo de la “exclusividad para actos administrativos” , es decir para el contaje de votos, expulsó del local donde estaban llegando las actas electorales a todos los que allí colaboraban. Un aviso oportuno hizo que los veedores y apoderados del PLRA y el UNACE acudieran de inmediato a impedir el fraude escandaloso que ya estaba en marcha, porque la Junta de Gobierno espuria de la ANR ya se estaba declarando vencedora en los comicios.

Una combinación de prensa, en la que estaban comprometidos el diario NOTICIAS ,y las emisoras UNO , de radio, y Canal 9, de televisión, servían al fraude como apoyo.

Contra todo eso, venció el liberal Julio César Franco, que contaba con el apoyo oficial del UNACE, movimiento colorado liderado por el Gral. Lino Oviedo.

La victoria sirve porque el elegido es el que, constitucionalmente tiene derecho a ejercer ahora la presidencia dejada vacante por el Ing. Raúl Cubas Grau, depuesto por un golpe palaciego impulsado por la Embajada de los Estados Unidos en marzo de 1999. Los artículos 234 y 227 de la Constitución así lo indican sin dejar el menor resquicio para la duda.

Existe una resolución de la Corte Suprema de Justicia, que constitucionalmente solo es válida para Alberto Ramírez Zambonini que fue quien planteó la consulta, que establece, fuera de toda lógica constitucional y violando normas expresas que se refieren a las facultades de la Corte Suprema que no puede ni evacuar consultas en abstracto ni resolver “erga omnes” , que el senador Luis González Macchi finalice el mandato dejado vacante por el Ing. Cubas.

Las perspectivas de que Julio Cesar Franco reclame su derecho a ejercer la presidencia son grandes, y el 13 casi a la medianoche el pueblo reunido frente al Directorio del PLRA, en medio de agitación de banderas azules del PLRA y coloradas del UNACE proclamaba...”se siente, se siente, Yoyito presidente...!

La alianza oficialista derrotada estaba constituida por el Partido Argañista, el Partido Lainista, el Partido Caballerovarguista, y el funcionariado público, que fue obligado a votar por el candidato que era conocido como “el Pato Donald”.

La victoria de Franco abre un nuevo capítulo de la historia nacional y servirá para encarrilar al Paraguay, si es que se acata la Constitución.

 

   

VOLVER A PRIMERA PLANA