Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
front-logo-dia.jpg (3564 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

VOLVER A PRIMERA PLANA

Cortocircuíto convertido en atentado

Alberto Vargas Peña (Fundación Libertad)

13 de julio de 2000

 

 Tal como lo había anunciado en mis artículos anteriores, el equipo de Juan Carlos Wasmosy ha convertido ya el corto circuito sufrido por un altoparlante instalado en el escenario montado para un mitin de Félix Argaña en la ciudad de Pedro Juan Cavallero- se escribe con v corta –en un atentado con coctel molotov, con culpable atrapado y todo.

La Policía dio el informe oficial acerca del incidente, estableciendo, más allá de toda duda, que lo ocurrido había sido un accidente debido a un mero corto circuito que hizo estallar un altoparlante y provocó un diminuto incendio. Sin embargo, la “inteligencia militar” que responde a Juan Carlos Wasmosy construyó la leyenda del cóctel molotov. Félix Argaña, que tuvo un susto mayúsculo, hasta vio a un hombre con una botella. Hoy  se habla ya de un responsable, atrapado en la calle y curiosamente denunciado por un testigo que no aparece por ninguna parte.

El montaje es el mismo que en los auto atentados anteriores que afectaron a un mango en la propiedad de Francisco José de Vargas y a un acondicionador de aire en la de Mario Paz Castaing, ambos wasmosistas declarados. Ni siquiera han tenido el cuidado de inventar una novela diferente. El mismo guión, las mismas personas para el mismo propósito: perseguir a los adversarios, intimidar a los votantes y llevar al gobierno de la República a la banda de ladrones que ya la destruyó hasta sus cimientos.

El guión es el siguiente: Se monta un “atentado” , se lo publicita uno o dos días, se utiliza a la “inteligencia militar” o a un policía cualquiera, se encuentra un “presunto culpable” y se le endilga la responsabilidad a los adversarios políticos que, por rara casualidad, están por ganar las elecciones. Ha sido el guión del extraño suceso que se considera un “magnicidio” – cuando ni siquiera se sabe si el Dr. Luis María Argaña estaba muerto antes de su fusilamiento – y de todas las otras patrañas montadas por el estado mayor del Ing. Wasmosy, que trata desesperadamente de salvarse de la cárcel que merece por haber defraudado al pueblo paraguayo, según rezan los informes de la Contraloría General de la República, en más de seis mil millones de dólares.

Wasmosy tiene en su bunker de la Avda. Sma. Trinidad un estado mayor funcionando las veinticuatro horas del día, dotado de los más sofisticados elementos y capaz de realizar los planes más delirantes. Tiene a su disposición dos diarios , cuatro emisoras radiales y dos canales de televisión. Puede lanzar las “mentiras que matan” con una gran eficiencia. Lamentablemente para él, su equipo de guionistas se está repitiendo sistemáticamente.

¿Cuántos años de cárcel le tocarán a Wasmosy si la justicia lo  encuentra culpable de la defraudación de seis mil millones de dólares? Por lo menos veinticinco, y la inhabilitación absoluta para ejercer cargos públicos en el futuro. Ante esta perspectiva cualquier inversión en auto atentados, atentados verdaderos, comedias militares y compra de testigos falsos es un gasto menor.

Wasmosy es a la República del Paraguay lo que Catilina dicen que fue para la República Romana. ¿Hasta cuando abusará de nuestra paciencia? 

VOLVER A PRIMERA PLANA