Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
front-logo-dia.jpg (3564 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

 

 

VOLVER A PRIMERA PLANA

El único programa

Alberto Vargas Peña (Fundación Libertad)

13 de abril de 2000

 

Quienes no están de acuerdo con mi programa de reactivación económica y reforma del Estado, que son dos cosas diferentes, parten de una base que consideran sagrada: la supuesta "necesidad del Estado" que les obliga a recaudar cada día más. ¿Cuáles serían esas necesidades sagradas, intocables y eternas?

La primera la defensa nacional, con lo que concuerdo. Soy partidario de unas FFAA profesionales altamente operativas, capaces de cumplir sus misiones constitucionales con eficiencia. La segunda, la educación. Aquí comienza la discrepancia; yo creo que la educación es tan importante que debe hacerla el sector privado. La tercera, la salud. Una nueva coincidencia. Un pueblo enfermo no puede ser libre ni digno ni desarrollarse. ¿Y después?

La "necesidad" de la que no se habla, es la de aumentar la burocracia prebendaria y clientelista sin solución de continuidad. Como la burocracia en aumento es el resorte preferido de los políticos para su supervivencia, esta parece ser, en realidad, la primera y única "necesidad". Es la que crece y la que no se puede dominar, por lo menos bajo este sistema de gobierno y de pensamiento.

Mi proyecto afecta terriblemente a esta última "necesidad". Yo propongo bajar los impuestos a la mitad, indiscriminadamente, tanto los directos como los indirectos, y fijar un tope a la carga pública, que no debería pasar del 10%.

Esto, en la actualidad, hará que la recaudación aumente en forma apreciable y se recaude mucho más que lo que se recauda hoy, pero requiere, además, medidas adicionales. Hay que bajar la burocracia de 30 personas a 10 por cada mil habitantes. Un recorte substancial, y evitar que la relación se dispare hacia arriba. La tecnología permite disminuir todavía la relación 10 por mil.

La baja de los impuestos es una medida conocida y ya fue ensayada en el Reino Unido bajo el gobierno de Margaret Thatcher; en los Estados Unidos bajo Ronald Reagan; en el Japón; en Singapur; en la Argentina con Cavallo, con enorme éxito. Es una medida reactivadora, tal vez la única en las condiciones actuales de la economía paraguaya. La disminución de la burocracia es otra cosa, y requiere la transformación del Estado dirigista, prebendario, clientelista de la partidocracia al Estado eficiente, controlado, limitado y no intervencionista de la democracia.

En el Paraguay, los "reformadores" han presentado un sinnúmero de propuestas que nada tienen que ver ni con la reactivación ni con la verdadera reforma; son disposiciones de organización, que deben ser llevadas adelante con cualquier tipo de Estado. No son en realidad medidas de cambio, del sistema partidocrático al democrático, y por consiguiente son apenas formales, y no de fondo.

El fracaso paraguayo tiene bases muy sólidas y su formación obedece a causas complejas que se remontan a la época colonial. La mentalidad mayoritaria paraguaya ha sido moldeada en el espíritu de la obediencia, en la consciencia de la soberanía ajena, y el la deificación de la autoridad.

La democracia es un anhelo paraguayo que hace temblar a los mismos que la desean. El paraguayo no se siente soberano, dueño de su destino ni responsable de sus actos. Desea ser libre, pero queda aterrado ante las consecuencias de la libertad. Por eso sus propuestas de cambio no son tales, son más de lo mismo con un disfraz diferente cada vez.

Yo no creo que mis propuestas, que dicho sea de paso son las únicas conducentes, tengan la menor respuesta. Y creo que seguiremos, hasta las calendas griegas, reclamando algo que no deseamos tener.