Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
front-logo-dia.jpg (3564 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

 

 

EL SABOTAJE A LA OPOSICIÓN

Alberto Vargas Peña (miembro de la Fundación Libertad)

Diógenes Martinez, uno de los candidatos opositores al régimen ilegítimo y usurpador, denunció hoy jueves 13 de enero, que tanto el Ministerio de Obras Públicas como la Administración Nacional de Electricidad habían saboteado el acto programado para esta noche, en una plaza de Asunción.

Diógenes Martinez es colorado y exige, si gana las elecciones, la entrega del poder conforme al artículo 234 de la Constitución.

Estos actos de sabotaje, que no son nuevos en el Paraguay, pero si dentro de lo que se llamó el periodo democrático que fue de 1989 a 1999, demuestran, a mi juicio, el retorno puro y duro de la dictadura stronista. Ahora se ha cerrado el capítulo democrático y se reabre, sin máscara, el capitulo totalitario. Stroessner ha vuelto.

Ha vuelto, desde luego, de la mano de José Alberto Planás, los Argaña, Walter Bower y Bader Rachid Lichi, stronistas de la primera hora, pero ha vuelto también de la mano de Julio Cesar Franco, Domingo Laíno, Gonzalo Quintana,Armando Espínola, Guillermo Caballero Vargas, Euclides Acevedo y Mario Paz Castaing, que fingieron, durante mucho tiempo ser antistronistas.

Para mi es una satisfacción ver lo que sucede, aunque me afecte. Es la confirmación de lo que he venido diciendo desde 1962: Los radicales y algunos que entonces eran febreristas, no eran más que stronistas disfrazados que jamás cuestionaron al sistema.

Cuestionaban las personas. El problema para ellos, prebendarios y presupuestívoros de alma, no era Stroessner, organizador de un sistema odioso, sino Stroessner persona. Laíno siempre quiso ser un Stroessner y nada más.

Resulta siempre de mal gusto decir "yo lo dije", "yo lo había predicho" o "yo lo profeticé", pero en este caso – o mejor dicho en mi caso – que forme parte de un grupo liberal que quiso cambiar el sistema y por ello fue anatematizado, es muy difícil resistir a la tentación de hacer referencia a predicciones que resultaron acertadas. Es cierto, será de mal gusto, pero yo lo dije y lo vengo diciendo desde 1962.

El caso es que el totalitarismo también ha sido impulsado por los Estados Unidos de América, o por lo menos por su embajada en Asunción.

Desde Tomothy Towell, que recibía un jugoso sobre de la presidencia de la República – existen declaraciones de su chofer que tuvo que buscar el sobre olvidado por un Towell totalmente borracho y tuvo la ocasión de constatar cuantos billetes de cien dólares había adentro – hasta Maura Harty, y ahora Stephen Mc Farland, los diplomáticos estadounidenses, extrañamente, apuestan por la dictadura en el Paraguay.

Maura Harty tiene mucho que explicar sobre el asesinato del vicepresidente Argaña, así como Mc Farland sobre la intervención desembozada que hace cada tanto para sostener la dictadura paraguaya.

¿Es que los paraguayos no podremos nunca vivir en libertad? ¿Es que nunca tendremos democracia? ¿Qué es lo que hace que los países mayores intenten tutelarnos? ¿Por qué los Estados Unidos nos agreden de esta forma? ¿Qué pecado hemos cometido para ser la víctima de los estadounidenses y sus "son of a bitch"?

Diógenes Martinez ha demostrado que el totalitarismo ya no se anda con remilgos. Está dispuesto a todo, porque parece que la protección estadounidense lo ha envalentonado.