Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
front-logo-dia.jpg (3564 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

 

 

LA RECUPERACIÓN PARAGUAYA

Alberto Vargas Peña (miembro de la Fundación Libertad)

Todos los economistas y políticos que examinan los problemas económicos parecen haber perdido el principio cardinal de la economía política en una democracia, que es que el ciudadano sea rico y el gobierno sea pobre.

El dinero, en una democracia, debe estar en el bolsillo de la gente y no en la caja fiscal. Entonces la solución del problema económico no pasa por el fortalecimiento del fisco sino todo lo contrario; pasa por un fisco limitado que permita el desarrollo de los contribuyentes y la formación de capitales privados.

Desde hace años, más de cincuenta, los economistas analizan las economías a partir de indicadores que marcan el desarrollo fiscal, y enfrentan al problema de las soluciones a las crisis cíclicas con medidas que tienden, siempre, a fortalecer al fisco.

Tales medidas fracasan una y otra vez. En Latinoamérica la experiencia no sirve para nada, dado que somos todos proclives a la "construcción social". Todos nos consideramos aptos para decirle al vecino lo que debe hacer, y una vez puestos en la función pública, tenemos la tendencia irrefrenable a considerar la economía del fisco como la economía de la nación.

En realidad la cosa funciona al revés. Cuanto menor es el fisco, y cuanto menos interviene el estado en la economía, mayor el desarrollo de una sociedad y mayor su enriquecimiento general.

Obviamente cuando se produce una crisis, que usualmente la produce el gobierno con la introducción de políticas nocivas, todas tendientes a aumentar sus ingresos, lo que debería hacerse es eliminar los controles y disminuirlos impuestos.

Eso jamás se ha hecho en la América Latina y mucho menos en el Paraguay. Aquí al agonizante, que se muere por falta de aire, se le aprieta la corbata. ¿Qué otra cosa es la solución propuesta por el Ministro de Hacienda, de aumentar el IVA en lugar de disminuirlo? ¿O eliminar la ley 60/90, en lugar de ampliarla?

El problema no se produce solamente en el funcionariado, los propios empresarios lo primero que hacen cuando estudian propuestas de reactivación es analizar " como incidirán las medidas en la recaudación fiscal". Nada más estúpido y nada más constante.

No existe un solo dirigente empresarial que no sostenga tal punto de vista. El gran enemigo del desarrollo de una sociedad, en realidad su único enemigo, es el fisco. El crecimiento del fisco impide la acumulación capitalista de la que depende el desarrollo. Y, en forma suicida, se permite a los gobiernos hacer creer que fortaleciendo el fisco se fortalece la economía.