Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
front-logo-dia.jpg (3564 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

 

 

HAY QUE SALVAR MANUFACTURA DE PILAR....

Alberto Vargas Peña (miembro de la Fundación Libertad)

Guillermo Caballero Vargas es, además de "líder" histórico del Partido Encuentro Nacional, es el principal ejecutivo de la empresa textil Manufactura de Pilar SA, una firma antigua, fundada por Paolo Alberzoni, que pasó, en obscuras circunstancias al grupo liderado por Caballero Vargas.

Desde el mero comienzo de las gestiones de Caballero Vargas, la empresa, la más floreciente del país bajo la administración de los Alberzoni –primero Paolo y luego Paolo Battista, su sobrino – comenzó una carrera declinante. Ahora suma deudas por un monto cercano a los cuarenta y siete millones de dólares, que informantes de círculos financieros dicen que es irreversible e impagable con el equipamiento actual y los costos de producción.

La situación de Manufactura Pilar SA hizo que Guillermo Caballero Vargas, renunciara al Ministerio de Industria y Comercio cargo que ocupaba desde el "marzo sangriento" con el pretexto de "ocuparse de sus empresas". Pero Guillermo Caballero Vargas dejó en el cargo a su empleado más antiguo y políticamente fiel: Euclides Acevedo.

Muchos ingenuos podrían pensar que se trataba simplemente de mantener en la esfera del Partido Encuentro Nacional al Ministerio de Industria y Comercio, pero resulta sugestivo que haya sido el propio presidente del partido y senador de la República el agraciado con el ministerio, cuando pudo haber sido cualquier otro.

Pero solamente existe otro viejo asociado y empleado de Guillermo Caballero Vargas a disposición, y es el senador José Burró, quien es líder del bloque de senadores del PEN.

Lo primero que ha hecho Euclides Acevedo es intentar colocar a un hermano de José Burró – quien dicho sea de paso fue pieza clave para la "compra" de Manifactura Pilar SA por Guillermo Caballero Vargas, puesto que era empleado de confianza de la viuda de Paolo Battista Alberzoni – en la empresa estatal que intermedia el negocio petrolero PETROPAR.

En esa empresa hay una serie de posibilidades de extraer fondos casi sin peligro, para utilizarlos a "piaccere". Ya Guillermo Caballero Vargas pudo colocar a su cuñado en el negocio de los fletes del crudo, el Sr Jan Bosch, cuya empresa tiene nominalmente un ocho por ciento del negocio del flete. Ahora Euclides Acevedo, por medio de una maniobra susurrada a la prensa, intentó colocar a Ramón Burró en PETROPAR. ¿Con qué objetivo?

Hay hechos que analizar. El primero, la quiebra técnica de Manufactura de Pilar SA, de propiedad de Guillermo Caballero Vargas, que debe una cifra de dinero que no tiene capacidad para devolver; el segundo, la colocación de Euclides Acevedo, un abogado sin experiencia económica conocida, a la cabeza del Ministerio de Industria y Comercio, que a su vez maneja las empresas estatales Industria Nacional del Cemento y PETROPAR, y, el tercero, el intento de Acevedo de colocar a la cabeza de PETROPAR a Ramón Burró, hermano de José Burró, que a su vez forma parte del entorno cercano de Manufactura de Pilar SA.

¿Se puede hablar de casualidad? Es posible, si uno mantiene un nivel de ingenuidad angelical. Yo personalmente no creo en las casualidades. Creo que todo está encadenado y que el Ministerio de Industria y Comercio se está organizando para salvar, con dinero del contribuyente, a Manufactura de Pilar SA.

En medio de tanta podredumbre, esta teoría no es ilógica. Si uno estudia, y yo tuve en mis manos la denuncia que hizo la viuda de Paolo Battista Alberzoni a la Unión Industrial Paraguaya cuando fue despojada de su empresa y sus bienes, la conducta de alguno de los implicados y como salieron de una vida de necesidades para acceder al esplendor de la riqueza, no puede caer en la ingenuidad de considerar casual este encadenamiento.