Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

VOLVER A PRIMERA PLANA

Oviedo en libertad?

Alberto Vargas Peña (F. Libertad) 

11 de julio de 2001

La peor pesadilla del gobierno usurpador de Luis Ángel González Macchi está por materializarse. El Brasil, dado que el gobierno paraguayo no obedece con presteza sus órdenes, está en vías de poner en libertad al Gral. Lino César Oviedo.

            Oviedo está detenido en el Brasil a pedido del Paraguay, que basa su solicitud de extradición en las declaraciones de un testigo falso, que pretende involucrarlo en la muerte del Dr. Luis María Argaña en marzo de 1999. Hasta hoy no se sabe si Argaña murió en el extraño atentado u horas antes, de muerte natural. Ocurre que la Justicia paraguaya, apendice del gobierno y cómplice del golpe de estado , se ha negado a permitir la autopsia del cadáver del ex Vicepresidente. No se sabe ni siquiera a que hora murió.

            Sobre esas bases endebles, que el gobierno brasilero conoce muy bien por haber estado su entonces embajador aquí metido hasta el cuello en el golpe de estado que derribó al gobierno constitucional, tuvo detenido al general Oviedo en una mascarada de justicia. De pronto, y como la resistencia unánime del pueblo paraguayo impidió la venta de la represa de Itaipú al Brasil, el gobierno brasileño cumple estrictamente con una ley de refugiados políticos que impedirá, de ahora y para siempre la extradición de Oviedo al Paraguay. Pero con un agravante: Tendrá que dejarlo en libertad.

            Al gobierno paraguayo lo único que realmente no le interese es que venga Oviedo extraditado o no. Pero hay algo que le molesta mucho más. Que quede en libertad.

            La escalada brasileña se nota. O hacen bien los deberes u Oviedo queda libre para organizar su partido desde la frontera, a menos de 400 kilómetros de Asunción. El gobierno paraguayo se pregunta qué tiene que hacer ahora que la situación es irreversible. Oviedo tiene que quedar en libertad. Pues bien, el gobierno brasileño puede negarle la residencia en el Brasil y buscarle un tercer país para "refugiarlo". Que puede ser Suecia.

             González Macchi quiere hacer bien los deberes con los brasileros, pero ya no domina ninguna situación. Se le han descubierto demasiado cosas, hasta de delincuencia menor, que nadie quiere siquiera mirarlo, por temor al contagio. Está sostenido porque los Estados Unidos y el Brasil hasta ahora no han dado la palabra final y porque el Vicepresidente Franco a una sola cosa teme más que a perder la vida: Ser presidente.

            Ahora los argañistas verdaderos están bufando porque habían prometido pasear al Gral Oviedo en una jaula y luego arropjar su cabeza a los perros. Los nicanoristas están felices porque no se verán obligados a desprenderse de González Macchi, que les pesa como un ancla del Titanic, considerando que los brasileños harán el trabajo sucio. Y los liberales están desorientados, sobre todo Julio Cesar Franco, porque por ahí, y en contra de sus deseos, todavía le puede caer encima la presidencia. Los oviedistas están felices porque ven que el camino de Oviedo se abre y que pronto quedará en libertad. Entretanto, el Paraguay se sigue hundiendo.

    

VOLVER A PRIMERA PLANA