Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

VOLVER A PRIMERA PLANA

El desastre del Banco Central

Alberto Vargas Peña (F. Libertad

11 de mayo de 2001

El Banco Central del Paraguay fue organizado en febrero de 1952. Desde entonces, cada año ha provocado alguna crisis , la inmensa mayoría de ellas por la rampante y comprobada deshonestidad de sus funcionarios principales. Por otra parte, creció, desde sus modestas dimensiones de entonces, al mamut actual, tanto como decreció la moneda nacional.

         He estado releyendo a John  Kenneth Galbraith - El Dinero (Hyspamerica Argentina SA - relatando la vida del Sistema de Reserva Federal de los Estados Unidos, que es realmente una especie de banca central, aunque con características especiales,  Mediante una prosa magnífica y un gran sentido del humor Galbraith cuenta que durante los veinte años antes de la organización del Sistema hubo 1.748 cesaciones de pago de bancos en los Estados Unidos y en los veinte años posteriores a la implantación del sistema hubo 15.502.

En el Paraguay no tenemos estadísticas ni nada parecido, pero si alguien se molestara en buscar lo ocurrido en el sistema financiero paraguayo antes de la creación del Banco Central y después de ella, se encontraría con una descomunal sorpresa: estábamos mucho mejor sin Banco Central del Paraguay.

         Yo sostengo que el Banco Central es un instrumento de dominación y que, en el caso paraguayo, ha puesto trabas al desarrollo de la economía de los

paraguayos casi como la política del Dictador José Gaspar Rodríguez França, que se hacía llamar, cuando se convirtió en todopoderoso, Rodríguez de Francia. En mi opinión habría que suprimir al Banco Central del Paraguay y yo, si estuviera a mi alcance, lo haría sin vacilar un instante.

         Nadie discute lo perjudicial que es el Banco Central del Paraguay, sino que atribuyen su nocividad a las personas que lo manejaron. No puedo creer que en cuarenta y nueve años los gobiernos paraguayos no hayan podido encontrar un solo funcionario honesto. Pero voy más lejos; cualquiera que examine desapasionadamente los desastres latinoamericanos verán claramente la responsabilidad que han tenido todos los bancos centrales en los diferentes países. Y eso no es una casualidad.

         Los defensores del Banco Central ponen caras de sabios, sonríen y afirman que no se puede vivir sin una banca central. El mundo entonces no vivió hasta las primeras décadas del siglo XX, cuando comienzan a aparecer las bancas centrales, inspiradas todas ellas por el Punto Quinto del Manifiesto Comunista de Karl Marx y Federico Engels. Ya no defienden la cuestión con argumentos científicos, sino con una afirmación dogmática.

         Puedo afirmar que el Banco Central del Paraguay quemó dinero de los paraguayos en un volumen superior a lo recibido por Alemania durante el famoso Plan Marshall. Y eso que se trata de una sociedad pobre, casi miserable. Y creo que va siendo hora de ponerle fin a la sangría.

          Quiero el más abierto mercado financiero. Enganchar el Paraguay al dólar y sacar al gobierno de toda especulación financiera. ¿Se trata de una pérdida de soberanía? No, porque el gobierno no es soberano; soberanos somos los ciudadanos y es nuestra soberanía, incluida la económica, la que hay que preservar.

         Desde luego soy libertario, y , en estas latitudes, utópico. Pero como todos los libertarios en todas partes, tengo razón. ¿Alguna vez veremos realizada la utopía de la libertad completa ? No sé y me importa bastante poco. Si me importara, sería revolucionario. Es posible que en el futuro los revolucionarios que busquen cambiar al mundo sean libertarios. Y es posible que lleven adelante algo de la utopía libertaria. Espero que en ese "algo" entre la supresión de todas las bancas centrales del mundo.

    

VOLVER A PRIMERA PLANA