Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

VOLVER A PRIMERA PLANA

¿Quiénes son los responsables?

Alberto Vargas Peña (F. Libertad

10 de mayo de 2001

  

         Como un acto más de la corrupción salvaje imperante fueron desviados dieciseis millones de dólares pertenecientes a dos bancos privados en liquidación, a alguna parte, de la cual nada se sabe y de donde aparentemente se esfumaron. El caso es así: Dos liquidadores nombrados por el Super Intendente de Bancos, el Lic. Carlos José Pecci, se apoderaron de una suma algo mayor de dieciseis millones de dólares de los bancos Oriental Paraguayo y Unión y la giraron a una cuenta en Nueva York a nombre de un abogado notorio de Los Angeles, el Sr. John W. Tulac, de la cual no se sabe si sigue contando  o no con los fondos, supuestamente para "inversiones de alto rendimiento".

De eso no cabe ninguna duda: Los liquidadores son culpables del delito de malversación de fondos, porque la ley no permite depositar fondos de bancos en liquidación sino en bancos paraguayos. Pero ¿se detiene la cosa allí? ¿Son solamente dos ladronzuelos avivados o actuaron titireteados por otras personas de mayor rango? Lo cierto y comprobado es que un dinero que legalmente no podía salir del Paraguay ha salido y que nadie sabe dar con su paradero.

         La especulación es la siguiente: Los liquidadores no pudieron haber actuado en solitario. Puede ser que les hayan comprado su actuación o que hayan actuado como parte de una conspiración o, en el caso menos probable, engañados por alguien que les prometió un "alto rendimiento" en colocaciones en Estados Unidos. Si fueron comprados para transferir los fondos ¿quienes fueron los compradores? Si se trata de una conspiración ¿quienes son los conspiradores?

          Aparecen con indicios fuertemente comprometedores el Superintendente de Bancos y el Dr. Julio González Ugarte, miembro del Directorio del Banco Central, porque actúan juntos en una Fundación que se encuentra buscando fondos para su gestión; el ex presidente del Banco Central del Paraguay porque se opuso a dar informaciones precisas sobre el caso alegando el secreto bancario; los hermanos y el padre del presidente González Macchi; José Ignacio, Judith y Saúl Gonzalez porque mantuvieron reuniones con los liquidadores, según una grabación que ha sido propalada por la prensa. No se ha interrogado de ninguna forma a John Tulac, quien sería el destinatario del dinero, y nadie sabe por qué.

         Lo primero que debió hacer el Fiscal que impulsa la causa es averiguar si John Tulac, un destacado abogado californiano, tiene conocimiento del caso; si recibió el dinero; si la cuenta de Nueva York que figura a su nombre es suya y si los fondos se encuentran todavía allí o fueron invertidos y en qué. Nada se ha hecho en este campo, por lo menos que haya trascendido. Todo el mundo tiene en Asunción la dirección, el e mail y conoce sus números de teléfono y fax. Pero nadie le ha preguntado nada, y eso es lo que hace que se sospeche que los liquidadores, que son hasta ahora los únicos comprobadamente responsables del delito, no son sino marionetas en un juego mucho mayor.

         El usurpador de la presidencia del Paraguay dice que tiene la conciencia tranquila, y que padre la tiene más tranquila todavía, pero la tranquilidad de conciencia no es válida en la esfera penal. El PLRA está preparando un pedido de juicio político contra González Macchi, no ya por mal desempeño del mandato, sino por la comisión de delitos. Sin embargo, si el Fiscal no impulsa la causa como debiera, el pedido caerá en saco roto.

          Mucho me temo, con los años que tengo de experiencia en las cuestiones paraguayas, que todo el escándalo termine abruptamente con la prisión de los dos liquidadores, aunque finalmente aparezca el dinero en alguna parte. La investigación ni siquiera rozará lo esencial y seguramente encontrará que los únicos comprobadamente culpables son los dos liquidadores, que de hecho lo son porque documentadamente extrajeron un dinero que estaba en bancos de plaza como dice la ley para transferirlo a un banco extranjero.

          González Macchi, como Wasmosy antes, saldrá de esto salpicado de barro pero sin cargos. Como el barro no es importante en el Paraguay, donde como dijo mi bisabuelo nadie gana ni pierde reputación, González Macchi no sufrirá un ápice en todo este asunto. Probablemente - y esto es pura especulación- los liquidadores infieles salgan de la cárcel antes de seis meses, con un activo personal de varios cientos de miles de dólares.  

    

VOLVER A PRIMERA PLANA