Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
front-logo-dia.jpg (3564 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

 

 

 

LA CONSPIRACION LIBERAL

Alberto Vargas Peña (miembro de la Fundación Libertad)

El diputado Angel Barchini, ex juez, de prosapia innegablemente stronista, ha denunciado una "conspiración" liberal/oviedista para derribar al usurpador senador Luis González Macchi mediante el "juicio político". La denuncia es asombrosa, aún para un país acostumbrado al delirio permanente.

El Paraguay es, supuestamente, una democracia constitucional. La Constitución prevé el juicio político para los mandatarios que mal desempeñen su mandato. Reunirse y establecer normas para un juicio político no constyituye "conspiración" a menos que uno crea que el poder se alcanza por la gracia de Dios o designio del tirano.

Barchini hasta ahora no sabe distinguir lo que es una democracia de una dictadura, bajo la cual nació, fue arropado, se le regaló el cargo de juez, y se le hizo creer en que el país le pertenecía.

Yo no estoy a favor del juicio político a González Macchi porque no se puede juzgar constitucionalmente a un usurpador. Al usurpador se le arroja del cargo, no se el enjuicia para removerlo. ¿Cómo se podría enjuiciar a alguien por mal desempeño del mandato, si no tiene mandato?

Al usurpador se le juzgará una vez puesto en la calle, Código Penal mediante, y de lo deberá enviar a la cárcel. Derribar a un usurpador no constituye "conspiración" sino un deber ciudadano establecido inequívocamente en el artículo 138 de la Constitución.

Cualquier acuerdo que hagan liberales y oviedistas, colorados disidentes, encuentristas y quienquiera que sea, para derribar al senador González Macchi y apartarlo del gobierno, será un acto lícito, a tenor del citado artículo 138.

Todo paraguayo tiene el derecho y el deber de hacer cuanto esté a su alcance para terminar con la usurpación.

Nadie tiene obligación de obedecer, contribuir con o respetar a un gobierno usurpador. Y el gobierno de González Macchi indudablemente es ilegítimo y usurpador, porque así lo hacen saber los artículos 3, 227 y 234 de la Constitución, y las actas de la Convención Nacional Constituyente.

No importa lo que digan Stephen McFarland, Carlos Fernández Gadea o Alberto Ramírez Zambonini, que ellos sí forman parte de la conspiración antidemocrática que ha hundido al Paraguay.

Los términos de la Constitución son tan claros, que no hay tergiversación posible. Todo lo que se diga o haga en contra del texto intergiversable de la Constitución es nulo y sin valor, no existe y nadie está obligado a respetarlo.

Barchini pretende hacer creer que todo lo dicho no existe, y que el gobierno de González Macchi tiene legitimidad y por consiguiente buscar su derrocamiento sería "conspirar". Cree que todavía es juez de la dictadura, y que su palabra es ley porque estaba respaldada por los esbirros de Stroessner. Su mentalidad no ha cambiado en absoluto.

Cuando se enfrente con la realidad va a sufrir un chasco muy grande. Cuando el país retorne a la democracia, su vena fascista será expuesta al sol. Y causará pena y risa. Y también ira ¿ por que no?

Barchini cree que los liberales y los oviedistas carecen de derechos, porque no ha podido superar la mentalidad que le fue inculcada en sus años mozos, cuando acunado por la amistad de su padre con el dictador, hacía lo que quería en el Paraguay.

Pero ocurre que hoy liberales y oviedistas tienen 44 votos sobre ochenta en la Cámara de Diputados y si se juntan le harán morder el polvo de la derrota una y otra vez, hasta que la democracia retorne.