Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

VOLVER A PRIMERA PLANA

El naipe de Brasil

Alberto Vargas Peña (F. Libertad)

08 de octubre de 2001

Itamaraty sabe lo que hace. Es, con seguridad absoluta, el único Ministerio de Relaciones Exteriores de Latinoamérica que tiene una definida política exterior, y la cumple a despecho de los cambios de gobierno.

El Brasil tiene objetivos a largo plazo que son permanentes y que si se examina la historia sudamericana, desde los días dl Tratado de Tordesillas hasta hoy, se verá que el designio es imperial y bioceánico.

La expansión brasileña es clara y se realiza pacífica o violentamente según sea el caso, y no ha retrocedido un solo centímetro a lo largo de los siglos. El enano se convirtió en persona normal y la persona normal en gigante, sigue creciendo buscando llegar al Océano Pacífico.

El Paraguay es uno de los países que detiene su expansión y, por consiguiente, la política del Brasil con el Paraguay es ahogarlo con un abrazo de amigo o descabezarlo de una trompada.

            El gobierno paraguayo es hechura de una combinación extraña: Estados Unidos, Brasil y Argentina se coaligaron para derribar el gobierno legítimo del presidente Raúl Cubas - 54% de votos favorables en la elección de mayo de 1.988 -y pusieron en su reemplazo al gobierno ilegítimo y usurpador de Luis González Macchi.

En el caso de Argentina el procedimiento fue inexplicable, porque no ganaba absolutamente nada, pero en el caso de los Estados Unidos y del Brasil fue otra cosa. Clinton quería preservar los negocios de Mark Jimenez - que eran sus negocios - y el Brasil tener un gobierno títere en el Paraguay.

            Brasil ahora tiene prisionero al Gral. Lino César Oviedo, el principal enemigo de los negocios de Mark Jimenez - por la razón que fuere - y el principal opositor a la expansión incondicionada del Brasil a través del Paraguay.

Ese prisionero, es un naipe valioso. Como Oviedo es además el principal líder de la oposición paraguaya y el que tiene mayor cantidad de votos propios - 30% del total según la última encuesta general publicada por la prensa paraguaya - es u naipe que hace temblar al gobierno paraguayo, cuya corrupción es tal que no tiene más remedio que intentar mantenerse en el sitio por cualquier medio o ir a terminar en la cárcel.

El gobierno paraguayo tiembla ante la sola idea de que Oviedo pueda regresar al Paraguay, aunque sea en una jaula.

El Brasil, cada vez que quiere algo del gobierno paraguayo, muestra el naipe de Oviedo. ¿Quiere apoyo para sus automotores? ¿Quiere energía de Itaipú? ¿Quiere evitar zonas francas en Ciudad del Este? ¿Quiere reducir el embalse de Itaipú? ¿Quiere recibir energía de Yacyreta, paraguaya vendida por los argentinos?

Todo lo consigue, gratuitamente, mostrando la carta de Oviedo. Ahora ha establecido claramente otra amenaza: Si Oviedo no es refugiado político debe continuar el proceso de extradición, y si continúa, puede terminar en sobreseimiento. El gobierno paraguayo no se engaña con respecto al status de "refugiado político".

Por eso está temblando, y seguramente dispuesto a ceder en lo que le pidan los brasileños. Itamaraty sabe lo que hace. La pregunta es, ahora que ha sido exhibido otra vez el naipe de Oviedo: ¿Que exigirán los brasileños ahora?

 

    

VOLVER A PRIMERA PLANA