Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
front-logo-dia.jpg (3564 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

VOLVER A PRIMERA PLANA

La autopsia incompleta

Alberto Vargas Peña (F. Libertad) 

08 de setiembre de 2000

   

El Dr. José Bellasai pasa por ser, si no una eminencia médica, por lo menos un facultativo respetable. Por esa razón la autopsia del cadáver del Dr. Luis María Argaña que llevó a cabo irregularmente – porque no es médico forense ni patólogo – fue aceptada sin discusión por casi todo el mundo.

El Dr. Bellasai hizo la autopsia; el Dr. Bellasai es un médico respetable; luego la autopsia debe estar bien hecha. Mucha gente dijo: “Del Dr. Bellasai no se puede dudar”. ¿ Por qué? Yo no sé, y por eso dudé desde el mismo principio.

El Dr. Bellasai no examinó la herida lineal de ocho centímetros que  tenía el cadáver y que fue mencionada en la “historia clínica” del Dr. Argaña realizada en el Sanatorio Americano. No le dijo al juez de qué clase de herida se trataba, que músculos seccionó – aunque solamente pudo haber seccionado un solo músculo,  el dorsal ancho – que profundidad tenía y que instrumento cortante pudo haberla causado.

Está bien que no haya dicho por qué se le infirió esa herida o al Dr. Argaña o su cadáver, pero todo lo otro debió decirlo.

El Dr. Bellasai no examinó el estómago del Dr. Argaña ni mencionó que alimentos encontró allí para establecer, sin genero de dudas, la hora dela muerte. Tampoco mencionó que bala alguna lo haya perforado, y eso que se encuentra en el camino de la trayectoria que él señaló para la bala mágica que él consideró la culpable de la muerte del Dr. Argaña.

El Dr. Bellasai no examinó el hígado del cadáver, para establecer si había en él glucógeno o glucosa o docimasia hepática negativa. En el primer caso se puede hablar de una muerte súbita y en el otro de una lenta, con agonía. Esto es muy importante, dice el prof. Dr. Nerio Rojas en su obra Medicina Legal. El hígado le fue regalado a la familia del muerto.

El Dr. Bellasai no examinó el cerebro para ver el grado de oxigenación y saber, mediante ese expediente, la hora aproximada del deceso. Bellasai hizo una autopsia que buscó demostrar que las heridas superficiales del Dr. Argaña fueron mortales, sin dar explicaciones acerca de el tipo de balazos que recibió, las lesiones causadas en la epidermis que podrían demostrar la distancia de los disparos y si ellos hicieron impacto en una persona viva o en una persona muerta.

Por supuesto que sin un examen a fondo del cadáver del Dr. Argaña, cuyos órganos principales ya no están en poder de la Justicia, es imposible saber si lo murió de muerte natural en algún momento a partir de las seis de la tarde del día 22 o realmente fue victima de un atentado a las 0840 del día 23 de marzo de 1999.

Para estar seguros hay que exhumar el cadáver y volver a hacer la autopsia, recla mar los órganos faltantes, hacerles la prueba de ADN para saber si son de Argaña y no de cualquier otra persona, y todo con patólogos especializados, que actúen con probada independencia.

Hay muchas razones para creer que Argaña no murió en el supuesto atentado, que costó la vida a su guadaespaldas que no se defendió para nada, como si hubiera estado esperando un simulacro que lo dejara vivo.

         Aparentemente el conductor, que estaba armado y no defendió a su conducido ni tampoco reaccionó para defenderse él, salvó la vida porque se dio cuenta que eran circuitos que cerrar y escapó como un conejo, refugiándose en una casa vecina. Pero las razones para creer en un simulacro son hasta ahora circunstanciales. Una autopsia, esta vez completa, puede develar el misterio. 

 

  

VOLVER A PRIMERA PLANA