Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
front-logo-dia.jpg (3564 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

VOLVER A PRIMERA PLANA

¿Vale todo en política?

Alberto Vargas Peña (F. Libertad) 

08 de enero de 2001

Ahora que parece evidente la estrategia de la que forma parte el Dr. Julio Cesar Franco, actual vicepresidente de la República, resulta oportuno preguntarse si en política vale todo, y si el maquiavelismo sigue tan campante como en la época de César Borgia.

Si en política vale todo, el fin principal de ella es la conquista  y retención del poder, y entonces Locke y los constitucionalistas estadounidenses, que enseñaron lo contrario, estaban totalmente equivocados.

En la democracia liberal lo que importan son los medios. Dentro de esa filosofía quien pervierte los medios para alcanzar un objetivo, es un tirano o un delincuente.

No se puede ejercer un mandato pervertido, ya sea por el fraude o la felonía, sin ser un delincuente.

En el sistema autoritario lo que interesa es alcanzar la autoridad y ejercerla.

El Dr. Julio César Franco se presentó a los electores paraguayos con una imagen: la de un demócrata liberal que pretendía un cargo electivo con el objetivo de llevar adelante “los cambios que el pueblo quiere”. Esos cambios eran, en primer término, acabar con la usurpación y la ilegitimidad nacidas en marzo de 1999, y con las persecuciones políticas desatadas en el Paraguay desde esa fecha.

Una vez ganadas las elecciones con el concurso de todos los paraguayos que deseaban fervientemente los cambios, el Dr. Franco se mostró renuente a exigir que el usurpador se vaya, y no solo no reclamó su derecho adquirido sino que apuntaló el régimen. Impidió un inmediato pronunciamiento de su partido en l sentido de exigir la renuncia del usurpador y el cese de toda practica antidemocrática y abrió, con sus partidarios en el Directorio del PLRA, un compás de espera para dar tiempo a que la usurpación organizara un nuevo “co-gobierno”.

El hecho indiscutible es que Franco traicionó la promesa electoral. Las consecuencias del hecho son las que se viven en el Paraguay. La calificación del hecho es lo que hay que hacer ahora y analizar a qué es debido.

Franco quiere co-gobernar con el usurpador. Lo quiere hacer porque estuvo desde el comienzo con él. Lo quiere hacer mediante un nuevo engaño, haciendo creer al pueblo que se trata de un “avance”, cuando no es más que un retroceso claro.

Para co-gobernar tiene que pervertir el sentido del mandato que recibió y traicionarlo. Y como evidentemente no es un demócrata liberal, no le importan para nada los medios, con tal de conseguir su objetivo.

Es casi seguro que Franco co-gobernará con el usurpador. Casi seguramente sus partidarios accederán a ministerios, prebendas, puestos en Itaipú y Yaceyretá, para aumentar el índice de corrupción del país.

Todo permite suponer que en marzo, ganará la Convención del PLRA y no habrá pedido de renuncia del usurpador.

Gracias a Franco, el PLRA será destrozado en las próximas elecciones y pasará a la historia como una asociación que prete3ndió vestir el traje del gran Partido Liberal paraguayo, y le quedó inmenso. La excelencia no se alcanza con la canalla.

 

  

    

VOLVER A PRIMERA PLANA