Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
front-logo-dia.jpg (3564 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

 

 

LA DESESPERACIÓN DE ENRIQUE IGLESIAS

Alberto Vargas Peña (miembro de la Fundación Libertad)

Todo el mundo fue sorprendido por la presencia de Enrique Iglesias, presidente del Banco Interamericano de Desarrollo en el Paraguay, y por las promesas de apoyo al gobierno usurpador de Luis Gonzalez Macchi.

No todos saben que los préstamos del BID se tramitan más por la Vicepresidencia que por la Presidencia, y no todos saben que los préstamos nuevos llevan un trámite de gestión de por lo menos un año cuando son velozmente concedidos, y de dos años como mínimo cuando siguen un trámite normal, por eso las promesas de Enrique Iglesias indignaron a algunos – que fueron a dar con sus huesos en la cárcel – y encandilaron a la prensa adicta al régimen.

La verdad es que Enrique Iglesias no vino a conceder sino a pedir. El funcionariado del BID en el Paraguay, sobre todo en lo que se refiere al PNUD, está metido hasta el cuello en la corrupción paraguaya.

Desde los negociados con las semillas de algodón hasta lo que se llamó el "caldero de Yacyreta" o "monumento a la corrupción", pasando por cada proyecto, cada pequeño préstamo, cada salario pagado, está inficionado.

Y esto es lo que Enrique Iglesias vino desesperado a tratar de ver como se oculta. Ocurre que el nuevo gobierno argentino ha expresado su decisión de someter a la Binacional Yacyretá a una auditoría externa, que probablemente será estadounidense.

En esas condiciones es de prever que los viejos chanchullos, como el de Lamónica/Magno Ferreira – que dice que cobraron tres veces el valor de la represa de tierra que se utilizó para cortar el río – salgan íntegros a la luz, seguidos de la triunfal cadena de los nuevos.

Y en esto está el BID, aparentemente, hondamente comprometido. Por otro lado no se le puede ocultar a Enrique Iglesias que el gobierno usurpador está a punto de irse al diablo.

Con el PLRA abriéndose a toda velocidad para evitar mancharse más, una persona informada como el presidente del BID tiene que saber que los días del gobierno de "unidad nacional" están contados. Y entonces, los que vengan, no serán generosos con el BID y sus muchachos.

Por eso es que Enrique Iglesias viene a prometer lo que sabe que no puede dar. Porque un respiro es un respiro, y la promesa de doscientos millones de dólares a repartir puede intentar torcer algunas voluntades.

Hay toneladas de documentos que comprometen al PNUD solamente en el Ministerio de Agricultura y Ganadería, donde el festín ha sido prácticamente sistemático. Pero los años de Wasmosy han terminado, y quizá hayan comenzado a doblar las campanas, no solamente para los corruptos paraguayos, sino hasta para Enrique Iglesias.

Los estadounidenses deben saber todo lo que se ha hecho desde el BID. Con la amenaza de un cambio de administración – es casi seguro que George Bush Jr. derrote a su rival demócrata – ellos también deben comenzar a quemar archivos.

Y si desde Argentina y Paraguay comienzan a aparecer los esqueletos dentro del armario, la quema comenzará, inevitablemente, por Enrique Iglesias. No será la primera vez que una cosa así suceda en el BID. Recuerden a Felipe Herrera.