Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
front-logo-dia.jpg (3564 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

 

 

 

DESINTEGRACIÓN DEL GOBIERNO

Alberto Vargas Peña (miembro de la Fundación Libertad)

Publicado también como Editorial del diario La Nación

En marzo de 1999, a caballo de una desorientación popular provocada por dos crímenes, cuyos autores ya no se ocultan, fue formado un supuesto gobierno de "unidad nacional" basado en un acuerdo cupular entre los sectores argañistas y wasmosistas de la ANR, el PLRA y el PEN. Ese gobierno, espúreo, ilegítimo y usurpador, ha tocado a su fin. El PLRA, Convención mediante y por aplastante mayoría, ha decidido retirarle su apoyo.

El gobierno usurpador se asienta hoy sobre el sector argañista de la ANR y el sector caballerovarguista del PEN. Se trata de una minoría despreciable en términos electorales, ya que por lo menos un ochenta por ciento del electorado, conformado por los sectores oviedista, diogenista, seifarista y contestatario de la ANR, el PLRA y el sector filizzolista del PEN se encuentran ya en la oposición.

El nuevo mapa político paraguayo señala un pequeño grupo de usurpadores, que manejan a su antojo la Corte Suprema de Justicia y el Tribual Superior de Justicia Electoral, enfrentado a una mayoría inmensa del pueblo que reclama elecciones ya, y para cambio total del gobierno.

Si bien la retórica dirigencial todavía anuncia conductas que la ola de oposición popular no respalda, la dinámica de los acontecimientos demuestra que el Paraguay ha entrado en una nueva fase política que se caracterizará por la profundización de la contestación al gobierno usurpador, por las demandas de elecciones y por la denuncia, cada día más firme, de su naturaleza usurpadora e ilegítima.

El proceso de descomposición del gobierno, desde ahora hasta su inevitable caída, puede durar hasta el 13 de agosto del 2.000 o acelerarse inopinadamente. Del pronto desalojo del gobierno ilegítimo y usurpador depende, sin embargo, que el problema económico, acuciante, pueda ser enfrentado con alguna probabilidad de éxito. Cuanto más rápido se vaya el gobierno, preferiblemente motu proprio, mejor será para el pueblo.

Desde 1996 se está haciendo vivir al pueblo un engaño monumental, con el fin de evitar que exprese su voluntad real y que se dé los gobernantes que prefiere. Este engaño, diseñado y mantenido por la Embajada de los Estados Unidos de América en complicidad principalmente con el peor ladrón de la historia paraguaya, el ex presidente Juan Carlos Wasmosy, se está disipando a pasos agigantados y la gente que sinceramente lo había creído hoy lo examina horrorizada. Y está reaccionando.

El alejamiento del PLRA del gobierno ilegítimo y usurpador es el punto de inflexión, el gozne del destino, que hará cambiar la suerte del país; a partir de ahora, el gobierno ilegítimo y usurpador ya no tendrá las manos libres para depredar, ni sus pandillas podrán seguir esquilmando al pueblo. El paraguayo tiene ahora esperanzas de poder volver a ser dueño de su propio destino.

Vendrán todavía, con certeza, días obscuros y se escucharán voces que pretenderán disfrazar la realidad para mantener el status quo perverso, pero ya se ve la luz al fondo del túnel, que anuncia que los días aciagos están por terminar.