Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
front-logo-dia.jpg (3564 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

 

 

UN EXTRAÑO CUENTO

Alberto Vargas Peña (miembro de la Fundación Libertad)

La Policía presentó a un maleante de poca monta, de apellido Vera Esteche, quien sin pelos en la lengua y sin demostrar el lógico temor que debería tener todo homicida a sueldo – cuya condena no bajará de veinticinco años – relató lo que según él fueron los acontecimientos que acabaron con la vida – lo cual no está definitivamente comprobado – del Dr Luis María Argaña.

Confieso que soy un impenitente estudioso de la literatura "negra", de la seria y la novelesca. Me he deleitado con las novelas policiales de Conan Doyle, de la Colección Naranja, de Ellery Queen y de Ian Fleming y me he leído muchos de los archivos del FBI, Scotland Yard, de la Policía Federal Argentina y algún que otro caso de la Sureté.

No pretendo ser una autoridad en materia criminalística, pero no soy del todo lego. Puedo distinguir una patraña cuando la veo. He estudiado con bastante detenimiento muchos atentados políticos,entre ellos y con especial detenimiento el que costó la vida a John F.Kennedy. Tengo una buena biblioteca con libros de Forsyth, Ludlum,Barak, Mac Innes, Le Carré que se especializan en novelizar casos reales de atentados políticos.

Bajo el ropaje de la novela se pueden decir muchas cosas que no se pueden expresar abiertamente. Todo esto me lleva a tener un cierto criterio analítico en las cuestiones que atañen a atentados y crímenes políticos.

No puedo creer en las confesiones por arrepentimiento. No puedo creer en una persona que aparece de pronto, como surgiendo de la caja de un mago, y se confiesa autor de un homicidio por encargo.

No puedo creer que un homicida de alquiler deje el arma incriminante al alcance de la Policía siete meses después del cumplimiento de su contrato. No puedo creer en un grupo de homicidas contratados por 300.000 dólares que , después de ocho días de su crimen, asalten un supermercado para robar monedas.

No puedo creer que justamente en ese asalto se olviden del arma que se utilizó en el atentado. No puedo creer que un grupo contratado supuestamente por gente que ejercía el poder no haya tenido dinero para desplazarse en automóvil y tuviera que recorrer, en colectivo, la ruta del crimen. No puedo creer que un grupo de homicidas por encargo no hayan despertado sospechas de la víctima, habiendo rondado su casa, con el mismo vehículo, durante meses.

Y no puedo creer que quienes los contrataron hayan dado la cara y se hayan comunicado con ellos mediante teléfonos celulares. Y parece que como yo, nadie cree en esta nueva versión de un atentado cuyos padres seguramente no son los imputados. Las encuestas realizadas son categóricas. Nadie cree en que las cosas hayan ocurrido así como se relata. Parece más bien un cuento bien urdido, para ocultar losverdaderos sucesos y, sobre todo, a los verdaderos autores morales.

Esta historia, como la anterior, me suena hueca. Me suena como un montaje anticipado , preparado para disfrazar la verdad, si fallaba la primera historia. Me parece a una "konspiratzia" de segundo gatillo, como las que preparan siempre la KGB y la CIA.

La primera historia, montada sobre un testigo estúpido, que involucró a una persona muerta en su relato, fracasó, tal vez a propósito, para hacer más verosímil la segunda versión. Lo único bueno de esta extraña historia, es que está señalando con mucha claridad a quienes realmente pudieron ser los responsables del crimen que divide hasta hoy a la sociedad paraguaya.