Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
front-logo-dia.jpg (3564 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

 

 

VOLVER A PRIMERA PLANA

 

LAS FUERZAS ARMADAS Y LA "LUCHA" CONTRA LAS DROGAS

Alberto Vargas Peña (miembro de la Fundación Libertad)

La última visita de un alto jefe militar estadounidense tuvo por objeto comprometer a las FFAA del Paraguay en la guerra contra las drogas, una guerra exclusivamente estadounidense, que se está perdiendo en los Estados Unidos.

Los Estados Unidos son el mercado más grande que existe para el consumo de drogas. El 75% de toda la droga producida en el mundo se comercializa en los Estados Unidos y las estadísticas indican que la cantidad de adictos estadounidenses supera la suma de todos los adictos del mundo.

Las estadísticas también informan que las drogas comenzaron a tener mercado cuando fueron prohibidas y perseguidas, en los comienzos de los años 40, cuando la prohibición de fabricar alcohol y venderlo había desaparecido.

Hoy, en el año 2.000 y después de un gasto de más de 495 mil millones de dólares, infinitos muertos y más de 400.000 detenidos en las cárceles estadounidenses, el negocio continúa creciendo de manera avasalladora.

En los Estados Unidos existe ya un creciente movimiento tendiente a liberar el consumo de drogas – comenzando por California – porque se entiende que es la prohibición la que hace que el mercado crezca a raíz de las enormes utilidades que genera.

Un gramo de cocaína pura, cuyo costo no puede pasar de cinco centavos de dólar, se vende, gracias a la prohibición a precios que llegan a 1.000 dólares en el mercado callejero.

Si su expendio fuera libre y cualquiera pudiera adquirirlo en una farmacia, como hace unos cincuenta años en que incluso se publicitaba como medicamento, el gramo de cocaína no superaría los diez centavos de dólar.

Ocurre que la guerra contra las drogas ha permitido al gobierno federal a violar la Constitución de los Estados Unidos y ejercer la vigilancia sobre su pueblo que, de otro modo, le sería totalmente denegada.

Gracias a la "guerra" contra las drogas el gobierno federal puede investigar cuentas bancarias, intervenir las comunicaciones privadas y, lo que es más grave, eliminar gente sin pasar por los Tribunales. La "guerra" contra las drogas también ha permitido al gobierno federal hacerse de fondos no aprobados por el Congreso. El caso más notorio, pero no el único ni el mayor, ha sido el llamado "Iran/Contras" o "Irangate" que provocó la caída del Cnel. Oliver North.

En Colombia, el principal proveedor de cocaína de los Estados Unidos, la prohibición estadounidense y su "guerra" ha provocado un caos que Fukuyama, en un artículo reciente, denomina "horripilante". Y ahora el gobierno federal estadounidense quiere que las FFAA paraguayas intervengan en esta "guerra".

Las FFAA tienen una misión que cumplir que le señala la Constitución. No están para hacer labores policiales, ni para mancharse con operaciones de extrema suciedad, en la que pueden haber compatriotas muertos, en aras de objetivos que no son paraguayos. Un país libre no admite la utilización de sus FFAA en una "guerra" que no tiene sentido, que es contraria a la libertad del ser humano y que produce beneficios inmensos solamente por existir.

Si se utilizan las FFAA paraguayas en esta "guerra" absurda, pronto habrá "zares" de la droga uniformados, haciéndose multimillonarios protegiendo el negocio, y habrá paraguayos despojados de su libertad y su privacidad. Esto no es una presunción descabellada, sino que es la experiencia recogida en todas partes. No existe un solo país en "guerra" contra las drogas que no se encuentre en esa triste y abominable situación.