Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
front-logo-dia.jpg (3564 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

VOLVER A PRIMERA PLANA

Que no venga Scotland Yard

Alberto Vargas Peña (F. Libertad) 

06 de febrero de 2001

   

El Dr. Jorge Bogarín, juez que investiga la muerte del ex vicepresidente Dr. Luis María Argaña, superado por los acontecimientos, pidió al gobierno paraguayo que solicite oficialmente la ayuda de la Scotland Yard para investigar lo sucedido la noche del 23 de marzo de 1999.

En la causa no se ha podido comprobar ni siquiera si el Dr. Argaña estaba muerto cuando fue tiroteado, o estaba vivo.

La primera persona que tocó al Dr. Argaña la mañana del 24 de marzo de 1999, Shisley Pinto, afirmó que el cuerpo estaba helado " como si llevara horas de haber muerto".

Ella es una ex enfermera y sabe de lo que habla. Los médicos que recibieron el cuerpo en el Sanatorio Americano afirmaron que "llego sin signos vitales" y que las heridas que presentaba el cadáver eran cuatro: Un disparo en el antebrazo, dos en el brazo, y otro en la cadera.

El médico que examinó el informe, Dr. Flores, dijo que del mismo se desprendía que ningún disparo era mortal.

Dejando de lado el hecho que el cadáver no sangró y que la bala penetrada en la cadera subió milagrosamente hasta el corazón - según la autopsia practicada por el Dr. José Bellasai - todos los hechos examinados conducen a pensar que en la mañana del 24 de marzo fue fusilado un muerto...fallecido de muerte natural.

         La acusación presentó testigos comprobadamente falsos, como Gumersindo Aguilar, e hizo desaparecer a un acusado - que no podía haber estado donde se dijo que estuvo, mediante un asesinato cruel, como el de "Coco" Villar.

Nada fue probado con evidencias, y se ha condenado a un militar por unas llamadas telefónicas, que nadie sabe qué decían, que no podía haber hecho puesto que a la hora registrada estaba dando clase, con cien camaradas más, en una escuela de Estado Mayor.

         El caso ha llegado a un punto muerto, por eso el Dr. Bogarín pide la ayuda de Scotland Yard. Una investigación especializada puede comprobar si Argaña estaba o no muerto cuando recibió los disparos, de qué murió y a que hora; puede encontrar la verdad.

El ex abogado de la familia Argaña, hoy Fiscal Gral. del Estado, se ha mostrado contrario al llamado a una investigación especializada. Dice que "no hay necesidad", cuando la verdad es que ahora hay más necesidad que nunca.

Lo ocurrido con Argaña fue uno de los detonantes del golpe del 28 de marzo de 1999, que derribó el gobierno constitucional del Paraguay y lo reemplazó por la usurpación que hoy sufre.

         ¿Por que el Fiscal Gral. del Estado tiembla ante la posible venida de los investigadores de Scotland Yard? Teóricamente debería estar feliz que las cosas se aclaren y resplandezca la verdad. El hecho es que parece temerle a la verdad.

         Raúl Cubas, el presidente depuesto, ya había pedido el auxilio del FBI, pero los estadounidenses, en ese momento representados por Maura Harty, una de las artífices del golpe de marzo de 1999, arrojaron el pedido al cesto de los papeles.

A Clinton y sus secuaces no les interesaba para nada la verdad.  Ahora el Fiscal Gral. Del Estado, único cómplice que le queda a los conspiradores de marzo, trata de impedir que vengan los investigadores de Scotland Yard, que no están comprometidos con lo ocurrido.

         Por lo menos, esto es lo que yo pienso. Agradeceré que alguien de una explicación más racional a este hecho insólito: El Fiscal Gral. del Estado, no quiere que se sepa la verdad. 

 

    

VOLVER A PRIMERA PLANA