Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
front-logo-dia.jpg (3564 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

 

 

PORQUE LA DEFENSA DE OVIEDO ES IMPORTANTE

Alberto Vargas Peña (miembro de la Fundación Libertad)

Mucha gente en el Paraguay se pregunta por que un liberal como yo defiende a capa y espada a una persona como el Gral. Lino Cesar Oviedo. Teóricamente yo debería estar en las antípodas de un militar retirado que tiene un proyecto político nacionalista y populista. Estoy en las antípodas del proyecto de Oviedo, pero lo defiendo precisamente por que soy liberal.

El debido proceso es una conquista liberal. Cada uno de los postulados del artículo 17 de la Constitución paraguaya es una conquista liberal que ha costado sangre y lágrimas. Por cada uno de ellos los liberales lucharon y murieron en todo el mundo. El debido proceso es hoy una realidad casi mundial, gracias al sacrificio y al martirio de los liberales. La presunción de inocencia; la prohibición de ser sometido a tribunales especiales; la garantía de la defensa en juicio; la prohibición de que se produzcan pruebas ignoradas por la defensa; la prohibición de reactivar procesos fenecidos; la obligación del juicio público y la indemnización por el Estado en caso de error judicial, son todas conquistas liberales. Ninguna otra doctrina las propuso; ninguna luchó por ellas sino que todas lo hicieron contra ellas. Solo el liberalismo las definió y las defendió, a través de los siglos, contra la Iglesia Católica, contra los monarcas y contra toda clase de tiranos e ideologías tiránicas. Cuando el totalitarismo amenazaba con conquistar el mundo, los liberales se alzaron contra ellos y vencieron. Y ¿puede acaso un liberal cerrar los ojos a su violación?

En el caso del Gral. Oviedo se han violado todas estas normas. Al hacerlo, los que lo llevaron a cabo, violaron la esencia de mis creencias. Me agredieron directamente. Me dijeron que lo que ocurría con Oviedo podría ocurrirme a mí, y a cualquiera, en cualquier momento. Porque Oviedo es parte indisoluble de la humanidad que el liberalismo defiende con postulados tales como el del debido proceso.

En el Paraguay los denominados "liberales" no lo son. No tienen la menor idea de lo que significa ser liberal. No saben el compromiso vitalicio que se adopta cuando se abraza esa forma de pensar. Yo soy libre – dice el liberalismo – pero todos los demás también lo son. No puedo ser libre habiendo esclavos; no puedo recibir justicia tolerando la injusticia.

La importancia de la defensa a todo trance del derecho del Gral. Oviedo a ser sometido a un debido proceso reside en que lo que se defiende en realidad es el derecho de todo paraguayo de – en caso de acusación penal – tener las garantías que el liberalismo ha creado e impuesto para poner límites a la tiranía. En la pobre mentalidad de la mayoría de quienes se indignan porque un azul defienda a un colorado, no cabe el pensamiento liberal.

Voy a seguir defendiendo a Oviedo porque no ha sido sometido al debido proceso al que tiene el más pleno derecho. Independientemente de que lo crea inocente o no, lo haré porque soy liberal, y un liberal no puede traicionar sus principios.

Con el caso Oviedo se juega el futuro del Paraguay. Si Oviedo es sometido al debido proceso con jueces imparciales, la libertad de los paraguayos y su desarrollo pacífico estará asegurado; estará asegurada también la democracia. Si no se somete a Oviedo a un debido proceso, los paraguayos nos enfrentaremos en el campo de batalla.