Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

VOLVER A PRIMERA PLANA

El gobierno crepuscular

Alberto Vargas Peña (F. Libertad) 

05 de abril de 2001

El gobierno de Luis Ángel González Macchi, usurpador de la presidencia de la República del Paraguay, parece estar tocando a su fin. El PLRA, el principal partido de oposición y ganador de las elecciones del 13 de agosto del 2.000, ha comenzado su campaña para desalojar al usurpador del asiento que no le corresponde.

Por un lado, endurece su posición en el Congreso - salvo el lainismo, fracción gubernista del PLRA - y, por el otro, acude a los países tutelares- Argentina, Brasil y Estados Unidos de América- para exponer documentadamente la naturaleza del régimen y la conducta delictiva de González Macchi.

Entretanto, según mis informantes, se prepara la acción judicial que puede terminar con un fallo de la Corte Suprema que dé fin a la usurpación. Se considera que ese fallo solamente se producirá si los países tutelares dan su visto bueno.

         La movilización no existe en el Paraguay si se habla de una acción conjunta y organizada; lo que existe es un descontento tan grande que el gobierno ya no controla nada. El campesinado se agita diariamente, se suceden los cortes de rutas, nadie paga sus impuestos, todo el mundo contrabandea y hay una sector de la población que trata de hacerse rico a toda costa, antes del diluvio.

          González Macchi está aislado en el Palacio y sus determinaciones ya no son atendidas. Su equipo se desbanda, y Nicanor Duarte Frutos, el candidato argañista a la presidencia de la ANR está tomando distancia a toda velocidad impulsado por dos cosas; una por sentirse traicionado ya que la gente de

González Macchi sueña con tener candidato propio para el 2.003 y, la otra, porque las encuestas de IBOPE demuestran que el 80% de los colorados quieren que González Macchi renuncie de inmediato. Con un candidato oviedista pisándole los talones, Duarte Frutos ve que si se ata a González Macchi se hundirá con él.

          ¿Quien le queda a González Macchi? Bader Rachid Lichi, el actual usurpador de la presidencia de la ANR, cuya popularidad desciende por minutos. A pesar de ser el caballo del comisario, galopa detrás de Duarte Frutos y Galeano Perrone, en un lejano y desesperado tercer puesto. Las encuestas le conceden un 14%.

         El país entero considera que el gobierno está constituido por una banda de pistoleros encabezados por González Macchi. En estas condiciones, ya nada se puede hacer. No hay opciones; o González Macchi se va motu proprio, o lo echan con cajas destempladas.

         Se dice que los países tutelares dieron treinta días de plazo a González

Macchi para que adoptara, por sí mismo, una de estas dos soluciones: O se va por la vía de la renuncia, o llama a elecciones generales, con lo cual el Dr. Franco tendría que irse también. Y se dice que González Macchi ha decidido

jugarse el pellejo: Ni se irá por su propia voluntad ni convocará a elecciones.

El país tiene la vista fija en el PLRA, que aparece dubitativo. Dice Bernardino Cano Radil que se trata de una situación de la cual se sale triunfador o cadáver. Sin embargo, personas como Hermes Rafael Saguier aseguran que lo que parece duda es nada más que compás de espera.

         Una de mis fuentes, que no se equivocado nunca, me afirma que las delegaciones del PLRA a los países limítrofes  han salido dentro de un esquema de valores entendidos, y que los países tutelares harán el "llamado telefónico" que hará que la Corte Suprema de Justicia, ante un hecho nuevo, disponga el cese del usurpador.

         La verdad es que en el Paraguay se vive en una extraña situación; el gobierno viejo ha entrado en un crepúsculo irreversible, pero no hay gobierno nuevo.

 

VOLVER A PRIMERA PLANA