Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

VOLVER A PRIMERA PLANA

La marcha radical

Alberto Vargas Peña (F. Libertad) 

04 de setiembre de 2001

Se esperaban unas treinta mil personas. Se habían contratado medios de transporte para esa cantidad, por el compromiso asumido por los diversos comités del Departamento Central. Se tenía la certeza de lograrlo pese a las amenazas del gobierno, y a las del Partido Colorado. Llegado el momento, los omnibuses contratados no aparecieron. Simplemente no cumplieron con sus contratos. Se dice que el Ministro del Interior les garantizó el aumento del pasaje - que se discute acerbamente en Asunción en estos días- si no cumplían con lo pactado, y, por el contrario, la pérdida de sus itinerarios, si se atrevían a cumplirlos. Para los pocos que se atrevieron a desafiar al ministro, hubo barreras policiales, revisiones y todo tipo de trabas.

Así y todo, los radicales auténticos reunieron frente al Panteón de los Héroes, aproximadamente entre ocho y doce mil personas. Las fotografías demuestran esos números, si se tiene en cuenta que debe considerarse, con los descuentos por vacío, árboles etc. unas tres personas por metro cuadrado. Yo asistí a la marcha y tomé fotografías. Para mí, había más de ocho mil personas como mínimo y doce mil como máximo.

            La marcha fue, un éxito, porque enfrentó condiciones muy adversas. No fue, sin embargo, una marcha decisiva, en el sentido de forzar inmediatamente la renuncia del usurpador.

            Dentro del PLRA hubo una gran controversia que generó un sabotaje notorio. Armando Espínola y Carlos Mateo Balmelli, criptowasmosistas - porque responden en realidad al multimillonario ex presidente Juan Carlos Wasmosy - y José Félix Bogado Gondra -líder del movimiento interno llamado Sombrero Pirí - intentaron por todos los medios impedir que la marcha se llevara a cabo o fuera un éxito.

Durante casi treinta días pusieron todos los obstáculos imaginables. Se enfrentaron a Miguel Abdón Saguier- presidente del PLRA - a Juan Ramírez Montalbetti - Secretario Gral.-a Elba Recalde - una combativa senadora- Atilio Martínez Casado, y prácticamente a los presidentes de los comites de base. Todos ellos - que contaron con el apoyo encubierto del propio vicepresidente Julio César Franco - frente al éxito logrado, cambiaron sus discursos y pidieron la renuncia inmediata del usurpador.

            Tanto la Iglesia Católica como la embajada de los Estaos Unidos intentaron también abortar la marcha radical. La Iglesia proponiendo un diálogo para salvar al usurpador, y la embajada de los Estados Unidos interviniendo directamente, mediante comentarios del propio embajador David Greenlee, quien dijo que desea que la usurpación continúe hasta el 2.003.

            ¿Cual fue el resultado de la marcha? Independientente de la cantidad de gente reunida, que fue suficiente, el PLRA se encuentra ahora prácticamente unido en la política de pedir, exigir y lograr la renuncia del usurpador. Por primera vez, en estos dos año transcurridos desde el golpe de estado de marzo de 1.999, el presidente del PLRA Miguel Abdón Saguier llamó "usurpador" al senador Luis González Macchi.

            ¿El futuro? Yo pienso que las posiciones se irán radicalizando. El país se encuentra sumido en una crisis terminal. Agobiado por la corrupción, la crisis económica y la ilegitimidad, está al borde de la explosión. La marcha radical es el inicio, no el final.

 

    

VOLVER A PRIMERA PLANA