Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

VOLVER A PRIMERA PLANA

La razón de la pobreza

Alberto Vargas Peña (F. Libertad)

04 de junio de 2001

 

           Los paraguayos integran una sociedad pobre, ahora casi miserable, no porque el Paraguay sea un país desprovisto de recursos naturales, o porque los paraguayos sean particularmente estúpidos o particularmente negligentes y holgazanes. Los paraguayos son pobres porque sus gobiernos, desde 1814, casi sin solución de continuidad, han hecho denodados esfuerzos por aplastarlos.

         El Paraguay comenzó bien el siglo XIX. Pero a los tres años de producida la Independencia gracias a una acción de corte netamente liberal, el gobierno cayó en manos de un absolutista y estatista como Gaspar Rodriguez França que encerró al país, prohibió el conocimiento y gobernó con mano de hierro con el criterio de centralismo estatal hasta 1840. Carlos Antonio López, el gobernante que lo sucedió, intentó, con solamente conocimientos básicos, hacer progresar al país, pero sin ingresar al liberalismo triunfante en el mundo e impulsor del desarrollo económico, sino intentando diseñar un esquema de socialismo casero que no sacó al país de la pobreza en que lo había sumido França.

Simplemente se transportó una miniatura de los grandes inventos de la época, como el telégrafo o el ferrocarril y un alto horno de juguete, lo que no sirvió para nada. El gobernante siguiente destrozó al país en una guerra absurda y mató e hizo matar dos tercios de su población. Los gobiernos que siguieron al de Solano López tampoco hicieron nada por liberar las fuerzas económicas y así se llegó al siglo XX con un atraso de por lo menos un siglo.

         El siglo XX se vio signado por un desastre en el horizonte: El conflicto del Chaco, y todos los esfuerzos del país, con gobiernos que no fueron tampoco de sabios - salvo los de los Dres. Ayala - fueron destinados al gran enfrentamiento. El Paraguay ganó la guerra y, enseguida, un militar de ninguna preparación nazificó al país. De allí en adelante las políticas gubernamentales fueron estatistas, bajo estricto control hasta 1.954, y con esporádicas libertades económicas hasta hoy. El resultado es el que se ve: un atraso enorme y una brecha que se amplía, porque la mayoría de la sociedad paraguaya ha sido moldeada en el pensamiento autoritario, que ordena ser salvaje y cruel cuando se manda y sumiso y servil cuando se obedece.

         El Paraguay tiene razones muy claras para su pobreza: La educación autoritaria secular - católica  -, las políticas derivadas de esta educación y, por fin, como consecuencia final, la falta de decisión para salir del círculo vicioso.

         La pobreza paraguaya no es irremediable ni irreversible, pero se irá haciendo más crítica si no se cambia el enfoque mental que la ha producido. Lo más grave es que los protagonistas actuales no tienen la menor intención de cambiar, porque el "modelo" produce beneficios personales imposibles con otro diferente.

         Como se ve el problema paraguayo es antiguo, profundo y de muy difícil solución. La solución definitiva vendrá con el cambio de mentalidad, que requiere un cambio radical en el enfoque de la educación, pero como ésta depende del gobierno y el gobierno se siente cómodo imperando sobre una sociedad sumisa y conformista, no hay esperanzas que el cambio se produzca.

         La sociedad paraguaya pues seguirá siendo pobre y más pobre, por un buen tiempo. Se culpará al efecto "tequila", al precio del algodón, a las malas cosechas o al imperialismo, pero la verdad es otra: La pobreza se debe a la posición mental del los paraguayos que se debe exclusivamente a lo que le enseñaron y le impusieron.

    

VOLVER A PRIMERA PLANA