Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
front-logo-dia.jpg (3564 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

 

 

WALTER BOWER CONTINÚA SIENDO MINISTRO

Alberto Vargas Peña (miembro de la Fundación Libertad)

Todas las evidencias presentadas sobre el atraco violento sufrido por algunos periodistas frente al domicilio del Ing. Carlos Romero Pereira Arza, apuntan a que el ministro del Interior, Walter Bower fue quien lo organizó y permitió que sucediera.

Las camionetas utilizadas, la gente involucrada, el modus operandi, la ausencia de la Policía y la impunidad que rodeó el hecho, todo parece indicar que fue Walter Bower el responsable principal. De hecho, el Ing. Romero Pereira Arza no tuvo pelos en la lengua para señalar a quien, desde luego, todo el mundo señalaba como responsable.

Walter Bower rápidamente lloró en público, se hizo el sorprendido, y transladó a algunos jefes policiales involucrados, a sitios donde prestar servicio es un premio muy disputado. Uno de ellos, el más culpable. Recibió la prebenda de Pedro Juan Caballero, como "castigo". Esa ciudad es hoy la reina del contrabando, y un lugar para hacer millonario de la noche a la mañana.

Hubo una grita pública muy estridente. Los periodistas, que hasta ayer defendían al regimen que ellos mismos ayudaron a imponer, se encabritaron. Los "intelectuales" que habían conspirado para perpetrar el llamado "marzo paraguayo" pusieron el grito al cielo, como si desde antes no se hubiera delineado perfectamente la estrategia del regimen en su marcha hacia la dictadura.

Es que ahora su propia gente recibía palos y en este caso la persecución no fue judicial ni disfrazada con las denuncias del diputado wasmosista Marcelo Duarte. De hecho, el Congreso guardó silencio, pero el público no.

Walter Bower tiene una larga experiencia en estos casos, dado su pasado stroesnerista*. Vio como venía la tormenta, y realizó un habil esguince, y para darle colofón, presentó una renuncia con piolita. Ni corto ni perezoso el usurpador Luis González Macchi, le reiteró su plena confianza. Y aquí,no pasó nada.

¿Esperaba alguien que González Macchi aceptara la renuncia de Bower? ¿De su mano derecha? ¿Del que cumple a cabalidad las instrucciones? Hasta es posible que Walter Bower haya cumplido las directivas de su presidente, de buscar aterrorizar a periodistas y sindicalistas.

Después de todo González Macchi está ahora asesorado por los viejos zorros del stroesnerismo, que no necesitan leer a Lenin para saber que el objetivo del terrorismo es aterrorizar.

El país se encamina aceleradamente hacia una dictadura que aparece cada día como más salvaje. Wasmosy por lo menos ejercía el poder omnímodo disfrazando su garra rapaz y cuidando las formas.

Robaba a mansalva, pero por el momento no necesitaba apalear. González Macchi, que es ilegítimo, se porta como tal, como todo hijo de la "banda siniestra" – que se refiere al nacimiento, no a la mafia – y ya no guarda siquiera las formas.

Puesto en una lucha desesperada por el poder, está dispuesto a todo. En estas condiciones ¿quién en su sano juicio podrá pensar en que aceptaría la hipócrita renuncia de su brazo derecho?

"El tío Adolfo no sabe nada de lo que hace esta bestia de Himmler" – decían los alemanes cuando las SS apaleaban y mataban por las calles; y Himmler. Bestia como era, cumplía orden del "onkel Adolph".

El hecho que González Macchi no haya aceptado la renuncia de Walter Bower indica con toda claridad que las apariencias engañan, y que si Walter Bower organizó el atraco, no lo hizo motu proprio.

 

*Stroessneristas: partidarios del ex dictador Alfredo Stroessner.