Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
front-logo-dia.jpg (3564 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

VOLVER A PRIMERA PLANA

Lo que se dice que se está tramando 

Alberto Vargas Peña (F. Libertad) 

03 de noviembre de 2000

    

Mis informantes me han dicho que las sentencias referidas al llamado “caso de la Plaza” ya están listas y prestas para ser firmadas. Las redactó el mismo equipo que redactó las sentencias en el llamado “caso Argaña” y siguen la misma pauta. Todos los que han sido procesados por ese caso serán condenados.

En el caso Argaña no hubo investigación científica, ni siquiera seria. Basado en las declaraciones de un testigo notoriamente falso, el juez de la causa hizo un racconto de la teoría esgrimida por quienes pagaron al testigo falso, y condenó a tres personas, una de las cuales se encontraba en un curso de aplicación militar. El juez de la causa se negó sistemáticamente a investigar nada ni a ordenar las diligencias que planteó la defensa. No hubo siquiera disimulo: La sentencia apareció firmada por el juez, pero redactada en la computadora del abogado de la familia Argaña, ahora Fiscal Gral. del Estado y la declaración del testigo falso no lleva siquiera la firma de los fiscales que debieron presenciarla.

En el caso de la Plaza no ha habido autopsias de ninguna clase. No se sabe qué proyectiles impactaron en las personas ni cual fue su trayectoria. Consecuentemente no se sabe de donde procedieron los disparos. Hay videos que muestran que desde el tejado del Congreso se disparaba a mansalva, los que allí estaban respondían a la guardia armada del ex presidente Juan Carlos Wasmosy. Se procesa al entonces jefe de Policía, mientras que se deja en libertad al entonces ministro del Interior, que comandaba personalmente las fuerzas de Policía. Uno solo de los procesados, Walter Gamarra, fue filmado mientras disparaba sus armas, pero el juez se negó sistemáticamente a hacer el peritaje que hubiera podido demostrar si esos disparos causaron daño a alguien.

En el estado actual de las investigaciones es imposible que haya sentencias. No hay base probatoria alguna. Si se pronuncian las sentencias condenatorias, serán injustas y persecutorias, como las pronunciadas sobre el caso Argaña. Serán una nueva aberración y un nuevo baldón para la justicia paraguaya.

El hecho es que según se me informa, las sentencias serán pronunciadas porque la familia Argaña quiere cerrar los casos a toda velocidad, sin más investigación ni análisis. Los verdaderos criminales quieren tener un manto de protección. Como estos asuntos tienen que ver con los Derechos Humanos, la pretensión es infantil. El caso no estará cerrado jamás, hasta que se conozca toda la verdad.

          Afortunadamente la ciencia de hoy está capacitada para hacer hablar a los cadáveres. Hay además videos de lo que ocurrió en la Plaza y se sabe donde cayeron los cuerpos de los pobres que allí fueron sacrificados para que una pandilla de ladrones se apodere del poder político paraguayo. Puede ser que por un instante histórico los inocentes vayan a la cárcel a purgar un crimen que ha demostrado que hayan cometido, pero la oscuridad no será definitiva.

   

 

    

VOLVER A PRIMERA PLANA